Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Un abogado debe reflejar todas las opciones con sus posibles consecuencias en el momento de redactar un contrato.

El papel del abogado es prever que cualquiera de las partes pueden terminar incumpliendo el contrato. Y por tanto, debe reflejar en el documento jurídico cómo se puede reclamar los incumplimientos en el contrato. 


Publicidad


Por lo que es importante que siempre se acuda a un abogado para redactar cualquier documento legal. Si no es así, puede acarrear un grave problema en caso de incumplimiento por no fijar en el contrato cómo reclamar el incumplimiento.

El despacho Navarro Llima Abogados SL recomienda una serie de pasos para poder asegurar que el contrato cumple con todos los requisitos, cuando por lo que sea todas las precauciones fallan, se puede iniciar una reclamación que es de lo que vamos a hablar en este artículo. Y si no es así, se puede reclamar con todas las garantías el incumplimiento del contrato. 

CÓMO RECLAMAR

El incumplimiento en el contrato no sólo es no cumplir con una obligación fijada en un documento, sino también ejecutar mal, tanto a sabiendas como de manera negligente.

Los tipos de incumplimientos son variados:

Impago de una cantidad de dinero: yo vendo un bien y no me pagan todo o parte del precio negociado.

No entrega de la cosa: yo cumplo mi parte del pacto abonando una cantidad de dinero y no me entregan el bien que he comprado.

Entrega de cosa distinta: Yo compro un bien que lo necesito para un fin en concreto y en vez de entregarme ese bien con esas características específicas me entregan otra cosa con características distintas que no puedo usar para dicho fin.


Publicidad


Además de los incumplimientos puede haber problemas en la entrega, porque la mercancía sale del destinatario en perfectas condiciones y llega destrozada al destino, ¿quién tiene que asumir la responsabilidad y hacerse cargo de la mercancía inservible?

Toda esta casuística y estos incumplimientos se pueden reclamar siguiendo unos pasos muy concretos. Lo más recomendable es que siempre se esté asesorado por un documento.

Los pasos para reclamar estos incumplimientos son los siguientes:

BUROFAX

Lo primero que debemos hacer ante un incumplimiento es comunicarle a la otra parte que está cometiendo un incumplimiento, como hemos indicado anteriormente, es posible que la parte incumplidora esté realizando dicha conducta de manera negligente y ante un primer aviso de buena fe, puede reconducir sus obligaciones a buen término.

Esta primera comunicación debe ser fehaciente, es decir, por escrito. Se recomienda que sea mediante Burofax con certificación de contenido y acuse de recibo, así vas a tener la seguridad de que a la otra parte le ha llegado el mensaje.

En este Burofax se puede compeler a la otra parte a que cese su incumplimiento y retome sus obligaciones o se puede notificar la resolución del contrato por el incumplimiento del mismo.


Publicidad


Una vez enviado el Burofax hay que darle un periodo de tiempo razonable o para que conteste o para que cese su incumplimiento, pero si pasado este plazo razonable no termina el incumplimiento o no se ha resuelto el contrato o bien no se ha llegado a un acuerdo sobre el incumplimiento debemos pasar a la siguiente fase que puede ser o bien la mediación o bien la reclamación judicial.

LA SOLUCIÓN NEGOCIADA EXTRAJUDICIALMENTE

Si optamos por la mediación debemos saber que es un trámite voluntario, es decir, no estamos exigidos a utilizar esta vía para reclamar por el incumplimiento. La mediación consiste en que ambas partes se ponen en manos de un tercero, el mediador, con el objetivo de llegar a un acuerdo.

MONITORIO

La otra opción que tenemos o la que nos queda si la mediación no viene a término es la vía judicial. Aquí se abre un amplio abanico de posibilidades, pues lo primero que tenemos que averiguar es cuál es la cantidad a reclamar porque, aunque no lo parezca, existe la posibilidad de reclamar hasta 2.000 euros judicialmente sin necesidad ni de abogado ni de procurador.

El procedimiento monitorio es un procedimiento de reclamación de pequeñas cantidades pensado para situaciones como esta en las que se debe una cantidad cierta de dinero y existen pruebas que demuestren que se debe dicha cantidad como por ejemplo que tengamos facturas impagadas.


Publicidad


En este caso en el Juzgado te facilitan un formulario para presentar el procedimiento monitorio, que deberás rellenar y presentar junto con las pruebas de tu relato. La otra parte podrá contestar y solicitar la celebración de una pequeña vista a la que puedes asistir sin abogado o que el Juzgado dicte Sentencia.

PROCEDIMIENTO JUDICIAL

Si la cuantía del pleito supera los 2.000€ se hace necesaria la intervención de abogado y procurador. La necesidad de intervención de profesionales, además, no se hace necesario sólo porque lo prevea la ley sino porque realmente es necesario el asesoramiento de un abogado que te indique por qué conceptos puedes reclamar.

Por ejemplo, puede ser que el procedimiento se inicie porque no te han abonado una factura de 3.000 euros y termines reclamando más de 20.000 euros en concepto de facturas impagadas e indemnizaciones que prevé la ley para estas situaciones.


Publicidad


O también se puede dar el caso de que acudas a un abogado porque no te han entregado una cosa que habías comprado y termines reclamando no solo la devolución del dinero que ya habías pagado.

Por último, hay que aportar al procedimiento toda la documentación probatoria de dichos incumplimientos. Para ello, es absolutamente fundamental dejarse asesorar por un abogado que sea experto en la materia en la que estás reclamando.

*Navarro Llima Abogados tiene la sede central en Zaragoza -y opera en todo el territorio nacional e internacional-. Actualmente, es uno de los bufetes de abogados de Empresa y Económicos más dinámicos, potentes, personales y con mayor proyección.

La firma despliega especial interés en la práctica internacional y asesoramiento legal a sucursales o filiales españolas de empresas no españolas. Sus clientes son empresas de tamaño mediano y grande, incluyendo compañías de prestigio nacional y grupos multinacionales.

Navarro Llima Abogados S.L es miembro de Russell Bedford International, una red global de firmas independientes representadas por unos 700 socios, 6.500 empleados y 300 oficinas en más de 100 países.


Publicidad


No Hay Más Artículos