Miércoles, 28 de Octubre de 2020

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Huesca ha presentado este jueves en la Comisión de Hacienda su propuesta para las ordenanzas fiscales de cara el ejercicio de 2021 en la que destaca la opción de congelar las tasas en impuestos “para evitar incrementar la presión fiscal a los ciudadanos en estos momentos tan complicados”.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el concejal de Hacienda, José María Romance, quien ha precisado también, según indican desde al Ayuntamiento de Huesca en una nota, que no se actualizarán los valores catastrales.


Publicidad


El consistorio, con esta medida, tendrá una merma en sus ingresos de 500.000 euros pero, de esta forma, no habrá subidas para los ciudadanos en el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en el año 2021.

La pandemia por coronavirus también está afectando al Ayuntamiento, que está aminorando sus ingresos y aumentando sus gastos y por eso 2021 “va a ser un año difícil para los oscenses, pero también para las instituciones”. Aunque no se aumente la presión fiscal, tampoco se puede plantear una bajada de impuestos, “ya que se podría poner en riesgo la prestación de los servicios públicos municipales”.


Publicidad


Se han presentado catorce modificaciones a las ordenanzas, la mayoría de criterios técnicos como la redacción de algunos aspectos o actualizaciones de normativas. Entre las novedades, hay una bonificación del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) relacionada con el ARRU y se ha incluido la transferencia bancaria como forma de pago.

Publicidad