Viernes, 13 de Diciembre de 2019

Las organizaciones empresariales y el Consejo de Cámaras aragoneses retomarán las conversaciones con los gobiernos autonómicos y patronales de Madrid, Extremadura, Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha y la Rioja para reclamar al nuevo gobierno un impulso a la Travesía Central Pirenaica (TCP).


Publicidad


Un proyecto que se encuentra parado desde 2011, “fruto de las presiones de País Vasco y Cataluña” y que como ha explicado en rueda de prensa el presidente de CEOE Aragón, Ricardo Mur, es “imprescindible” no solo por el impacto económico que tendría en España y la conectividad con Portugal y África, sino por las consecuencias que está teniendo en la economía el bloqueo del paso de La Junquera por la crisis independentista de Cataluña.

Este bloqueo ha generado, según han calculado las patronales del Transporte, unas pérdidas económicas de 15 millones de euros en Aragón en una semana mientras que se cifran en 20 millones de euros las pérdidas diarias en toda España.

“España no puede condicionar su futuro ni vivir condicionada”, ha advertido Mur, quien ha reclamado además las inversiones que se “merece” Aragón por su “lealtad” al país, la estabilidad política, su posición estratégica y por la “gran paciencia” que ha demostrado a lo largo de la historia.


Publicidad


En opinión del presidente de la CEOE aragonesa “no es justo que se penalice” a quienes luchan por España, al tiempo que ha reconocido el “hartazgo e indignación” de los empresarios y sociedad por lo que está ocurriendo en Cataluña “sin que nadie haga nada” y su temor a que en la conformación del próximo Gobierno, necesitado de los apoyos de fuerzas independentistas, suponga que se vuelva a primar a las inversiones de Cataluña.

Valoraciones con las que se ha identificado el presidente de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) de Aragón, Aurelio López de Hita, para que esta Comunidad “se ha ganado a pulso” este paso transfronterizo por su “lealtad” y “capacidad de negociación”.

“Lo que clamamos es que se acabe el agravio comparativo en relación con otras Comunidades Autónomas”, ha dicho López de Hita, porque la construcción de la TCP solo sería “un paso pequeño”.

Y es que se necesitan otras infraestructuras como una travesía transversal en la provincia de Huesca y porque el paso ferroviario de Canfranc “no soluciona las necesidades a nivel de capacidad y volumen”, ha destacado el vicepresidente del Consejo Aragonés de Cámaras, Manuel Rodríguez, para quien la TCP es la comunicación “más coherente” para articular los tráficos entre el corredor Cantábrico-Mediterráneo y de los puertos del sur de Europa con el centro y norte de la UE.


Publicidad


Por este motivo, los empresarios aragoneses han convocado a las citadas Comunidades autónomas para recuperar el consenso que se logró en torno a la TCP en 2011 con el fin de que vuelva a ser incluida en el plan de infraestructuras de la UE 2021-2027.

“De qué nos sirve tener una frontera con Francia si la tenemos bloqueada”, ha insistido Ricardo Mur, quien ha recordado los 1.200 millones de euros de impacto económico positivo que se había calculado en 2011 que tendría esta travesía central, sin contar el medioambiental.

Estas organizaciones reclaman además la conclusión de la autovía Somport Sagunto y la mejora de la conexión del túnel del Somport en la parte francesa, para lo que reclaman implicar a los gobiernos francés y europeo en adecuar la RN-134, “más propia del siglo XIX que del XXI”


Publicidad


No Hay Más Artículos