Lunes, 08 de Agosto de 2022

La Seo y el Pilar son dos de las joyas de la capital aragonesa. La primera, la catedral original, se asienta sobre la antigua mezquita de la Saraqusta musulmana, y fue escenario de los acontecimientos principales del reino de Aragón, como la coronación de nuestros reyes.


Publicidad



Publicidad


La segunda, la basílica del Pilar, se fundó para honrar la tradición de la venida de la Virgen a Zaragoza el 2 de enero del año 40, y se le considera el primer templo mariano de la cristiandad. En la actualidad, ambas catedrales, con sus respectivas torres, forman parte del skyline de nuestra ciudad, comparte espacio urbano en la Plaza del Pilar, y son una pieza fundamental de nuestro patrimonio.

LA RIVALIDAD DEL PILAR Y LA SEO TIENE SU ORIGEN EN LA EDAD MEDIA

Enfrentamiento entre el Pilar y la Seo

La Seo y el Pilar competían por ser el templo más influyente de la capital del Reino / HA

Pero tradicionalmente, ambos templos no han tenido buena relación. O incluso se podría decir que han sido rivales. Este conflicto entre ambos templos se remonta hasta la época medieval. De entrada, a muchos investigadores ya les choca que tras la Reconquista, el templo de Santa María la Mayor no fuera designada sede catedralicia, teniendo en cuenta la importancia que tenía en la época, y que la nueva catedral se instalara sobre la antigua mezquita.

Realmente, eso tampoco es tan extraño, ya que al conquistar la ciudad, los aragoneses quisieron eliminar los rastros del pasado musulmán de la ciudad, y sobrepusieron su religión sobre la de la cultura dominante hasta ese momento. Hasta ahí, nada nuevo bajo el sol. Era algo común en las ciudades que se conquistaban.

Pero ese hecho sí que fue el germen del enfrentamiento entre ambos templos, ya que con el paso de los siglos, y debido a su creciente fama, que atraía peregrinos de fuera del reino, hizo que el Pilar fuera adquiriendo privilegios propios de catedrales. Privilegios que el Pilar defendió contra viento y marea, para disgusto de La Seo. La archivera del Pilar, Ester Casorrán, explica en un estudio que en el siglo XII, el templo de Santa María del Pilar dependía de la Santa Sede, escapando del control del obispado de Zaragoza.

Desde el siglo XIII, las disputas entre ambos cabildos  por cuestiones de ceremonial, organización de eventos religiosos y honores fue creciendo, dividiendo a los habitantes de Zaragoza, e incluso a sus autoridades. Por parte de La Seo, argumentaban que era la sede de la cátedra episcopal de la capital del reino. Desde el Pilar, se agarraban a la devoción y al ser el primer templo mariano de la ciudad, existente bastante antes de que Alfonso I El Batallador conquistara la ciudad en 1118. Este enfrentamiento llevó a los canónigos del Pilara negar en varias ocasiones la visita pastoral de los arzobispos de Zaragoza a la basílica, y también se suspendieron procesiones del Corpus.

Durante el reinado de Felipe IV, y en un momento de claro enfrentamiento de la ciudad con el monarca español, a causa de la postura defendida por las autoridades municipales a causa de los fueros frente al rey, la ciudad andaba dividida en la causa entre el Pilar y la Seo a causa de su catedralidad, según explica Encarna Jarque Martínez en un estudio “Cuando las cosas van mal: El concejo y sus dificultades (Siglos XVI -XVIII).


Publicidad



Publicidad


“A pesar del prestigio de La Seo, el famoso Milagro de Calanda -un pastor de esta villa recuperó su pierna amputada merced a la intercesión de la Virgen-, según la leyenda aconteció en 1640, potenció la devoción de la gente hacia la Virgen del Pilar, que fue logrando sus propósitos. Hasta tal punto sintieron los canónigos de La Seo esta deriva que les restaba puntos en su particular polémica, que, tiempo después, inventarían en su beneficio un nuevo milagro, atribuido en este caso a Pedro de Arbués, mártir de 1495 en La Seo a causa de la animadversión hacia la Inquisición. Ni qué decir tiene que que los apoyos a una o a otra de las catedrales tenia también su dimensión política: los diputados del reino hicieron cuerpo con la Seo, mientras que el gobierno municipal hacía lo propio con el Pilar”, explica Jarque Martínez en su estudio.

LA SOLUCIÓN SALOMÓNICA

Basílica del Pilar

Una bula puso fin al enfrentamiento entre el Pilar y La Seo / HA

La situación se fue complicando todavía conforme avanzó el siglo XVII. Cada templo intentaba hacer valer sus derechos ante la Santa Sede. Llegados a este punto, el papa Clemente X promulgó la Bula de Unión en 1676. Esta bula fue una decisión salomónica que permitió unir las iglesias de El Salvador y El Pilar, creando una sola Iglesia Metropolitana, y un único Cabildo. Poco después, en 1731, se unirían también las rentas de ambos templos.

Esa bula que puso fin a siglos de enfrentamiento todavía está vigente, tal y como explica el Arzozispado de Zaragoza en su web. Así, el Cabildo Metropolitano de Zaragoza está constituido por un solo cabildo con dos residencias, La Seo y el Pilar. La residencia se intercambia el 1 de abril de cada año. Y como símbolo de aquella unión, el emblema capitular está compuesto por la superposición del Agnus Dei, que es emblema de La Seo, sobre la Columna, emblema del Pilar.

Publicidad