Sabado, 31 de Octubre de 2020

Era un catorce de marzo del año 2020. Ahí empezó una historia inédita para millones de familias y empresas de este país. La pandemia del COVID-19 provocó un confinamiento que cambiaría nuestras rutinas sociales, que cerraría nuestros negocios por obligación o que motivaría decisiones empresariales complicadas para ajustar gastos.

Y mientras tanto la sociedad cruza los dedos esperando que la pandemia no retrase más el empuje de la economía con el objetivo de seguir generando riqueza en la sociedad. Pero sin descuidar el interés por preservar la salud de los nuestros.


Publicidad


Sin embargo, entre tanta incertidumbre hay algo de esperanza. La gran respuesta de las administraciones públicas junto con las empresas o entidades financieras para fomentar planes de reactivación empresarial está provocando que la economía no esté cayendo tanto como las previsiones auguraban.

Tanto para autónomos, empresas o particulares hay una batería de medidas que hará que la crisis sea menos aguda. En concreto, según José Manuel Artal, director de estrategia comercial de Ibercaja Banco, tiene especial interés las moratorias de pago de hipotecas, de préstamos de consumo e incluso de tarjetas de créditos.

“Las entidades financieras están consiguiendo ser parte de la ayuda en la solución que necesitan miles de familias o particulares durante la crisis económica por la pandemia”, reconoce Artal.

En el caso de la moratoria de pago de hipotecas, préstamos de consumo o tarjetas de crédito, desde Ibercaja Banco se han formalizado más de 7.300 operaciones por una cuantía de más de 600 millones de euros en la convocatoria pública con el Estado.

En la convocatoria sectorial, con las entidades de cada sector económico, Ibercaja Banco ha instrumentalizado 1.100 operaciones por más de 100 millones de euros. Unas cifras que destacan la implicación de las entidades financieras en dar respuesta a las necesidades financieras de miles de familias o particulares.

“Hay familias que siguen teniendo la deuda, porque no se les condona, pero se logra que durante la situación de crisis económica, de ERTE o de cese de actividad, al menos no tenga que pagar”, cuenta José Manuel Artal, director de estrategia comercial de Ibercaja Banco.

La respuesta para ayudar a los más vulnerables durante los momentos más complicados de la crisis del COVID-19 unió tanto a empresas privadas como a las administraciones públicas para dar una respuesta rápida a situaciones de indefensión social.

Entre las más aplaudidas es la campaña ‘Vamos’, impulsada por Ibercaja Banco tras el éxito cosechado, en un inicio, en la ciudad de Zaragoza de la mano del ayuntamiento. Una plataforma para recaudar donaciones que vayan destinadas a los colectivos más vulnerables durante la pandemia de coronavirus.

Tanto personalidades de la cultura, ‘influencers’, futbolistas o colectivos y asociaciones ciudadanas se sumaron a la necesaria campaña durante los días más complicados de la crisis sanitaria. En palabras de José Manuel Artal, “es la campaña de la que más orgullosos nos sentimos por nuestro origen de caja. El hecho de ayudar a los más vulnerables es de lo que más satisfechos nos sentimos en Ibercaja Banco”.

Según los datos de Ibercaja Banco, tras dar el salto de Zaragoza a otras ciudades del país como Huesca, Teruel, Sevilla o municipios de La Rioja, entre otros, se han contabilizado donaciones por un valor de casi 900.000 euros. Estas donaciones han sido destinadas a entidades del tercer sector para canalizar la ayuda económica a las personas necesitadas.

*Escucha la conversación con José Manuel Artal, director de estrategia comercial de Ibercaja Banco en el podcast financiero ‘La Radio del Vamos’.

OTRAS AYUDAS

Desde la administración aragonesa, se ha puesto en marcha una moratoria de deuda si se incurre por parte de las familias o particulares en los supuestos de vulnerabilidad económica. En ese caso, el deudor tiene hasta quince días después al mes siguiente a la fecha del fin del estado de alarma. (*Los requisitos puedes consultarlos aquí)


Publicidad


A su vez, también desde el Gobierno de Aragón, se ha habilitado una línea de ayudas al pago del alquiler a las personas físicas cuya vivienda habitual sea alquilada, y que acrediten estar en situación de vulnerabilidad económica y social sobrevenida como consecuencia de la COVID-19. Es un fondo 6,4 millones de euros para ayudar a más de 1.800 hogares. (Aquí más detalles de condiciones y plazos)

Publicidad