Lunes, 21 de Septiembre de 2020

Por fin estamos en verano y parece que va quedando atrás el sabor agridulce de estos meses, pero para los niños esto no ha llegado a su fin. Han unido confinamiento con vacaciones, o con unas semanas de campamento de verano, para volver enseguida a casa de nuevo.


Publicidad


Los niños van a estar 6 meses fuera de su rutina, de su colegio, de sus amigos, y este verano, más que nunca, tenemos la oportunidad (por no decir obligación) de dejarles ser niños, sin nuestras prisas y nuestras mil cosas por hacer.

Aquí encontrarás 5 ideas que puedes poner en marcha desde este mismo momento, pero conseguirás muchas más con dos pequeños ingredientes secretos: imaginación y ante todo, empatía.

1. Prepara un mapa con los lugares cercanos que queréis conocer: estábamos acostumbrados a viajar horas y horas para descubrir nuevos lugares, y nos hemos dado cuenta de que cerca de casa tenemos grandes maravillas. Aragón es precioso, ¿qué te parece buscar 10 rincones bonitos de nuestra comunidad, dibujar un mapa junto a los niños, y visitarlos todos ellos a lo largo de este verano?

2. Disfruta de paseos por el campo sin prisas: tenemos la posibilidad de pasear por la lugares naturales muy cerca de casa. Los niños, ahora más que nunca, necesitan estar al aire libre, correr, jugar, saltar, y no estar pendientes del reloj. Han pasado muchas horas frente a las pantallas, y es momento de compensarlo con bonitos momentos en familia disfrutando de la naturaleza. Acompañarlo de un picnic puede ser una experiencia todavía más divertida.


Publicidad


3. Siempre es buen momento para cocinar: pero para hacerlo en condiciones, ensuciando la cocina si hace falta, rebozando manos, pelo y todo lo necesario. Ahora es un buen momento para jugar en la cocina, descubrir nuevos alimentos, y cocinarlos juntos. De este modo, además los niños descubrirán nuevos sabores, nuevos alimentos y podrán adquirir hábitos un poquito más saludables.

4. Monta una galería de arte: a todos los niños les gusta pintar, aunque cada uno tiene sus propias preferencias. Unos son de papel, otros de pincel, y otros de pintar con las manos. No hay problema, puedes ofrecerles diferentes materiales y dejarlos experimentar libremente. Luego podéis exponer estas obras de arte en casa, en el balcón, incluso regalarlos a toda la familia.

5. Conviértelos en exploradores de su propia ciudad: vivas donde vivas habrá rincones que todavía no has visitado con tus hijos. Prepara un mapa del tesoro, un juego de pistas, o una excursión de exploradores para descubrir todos ellos. Puedes además preparar un pequeño tesoro, relacionado con la excursión, que encuentren al llegar a casa para culminar la experiencia por todo lo alto.


Publicidad


Este verano más que nunca, debemos recordar nuestra infancia, nuestros momentos divertidos sin tecnologías a nuestro alcance, y trasladar un poquito de todo aquello a nuestros hijos.

Nos quedan días por delante hasta la vuelta al cole, y no tenemos certeza alguna de lo que va a poder ocurrir el próximo otoño, así que dejemos a los niños ser niños ahora que pueden, que nosotros nos dedicamos a ser adultos todo el año y ellos siempre cargan con nuestras prisas, responsabilidades, enfados y mil cosas por hacer.

*María Requelme es educadora infantil y gestiona la web www.viviendoconpeques.com

Publicidad