Lunes, 06 de Diciembre de 2021

Para cualquiera que esté interesado en hacer turismo por Zaragoza y, en especial, para las familias con niños, hay un plan en la ciudad que no se pueden perder. El Acuario Fluvial ha vuelto a abrir sus instalaciones y se puede visitar con todas las medidas de seguridad garantizadas.


Publicidad


Durante estos meses en los que ha estado cerrado, la vida en el acuario ha seguido su curso. De hecho, pronto habrá nuevas crías de cocodrilo del Nilo, cuyos huevos acaban de ponerse. También están en periodo de incubación un tiburón y una raya, que dentro de unos cuatro o seis meses se incorporarán a la gran familia del Acuario de Zaragoza.

Otra de las novedades en esta reapertura es el nuevo acuario de laterinos, unos peces pequeños y preciosos, de colores casi transparentes. En el terrario de las serpientes se han puesto nuevas plantas, aunque no se tiene certeza sobre cuánto durarán. Cuando tienen hambre, estos reptiles se comen cualquier cosa, incluida la vegetación.

La pandemia está siendo un duro golpe para este tipo de instalaciones. A pesar de no haber recibido visitantes durante un tiempo, el mantenimiento, la alimentación y el cuidado de las especies que habitan en el acuario tienen que seguir los procesos habituales. 

Al mismo tiempo, esta época rara en la que vivimos ha servido para realizar mejoras o cambiar decorados en algunos terrarios. Es el caso del de las pogonas (también conocido como dragón barbudo), cuya decoración es nueva. Algunos de los ejemplares que habitan en este espacio han sido recogidas por el Acuario, tras el abandono por parte de sus dueños.

Tras varias semanas de limpieza de acuarios, retoques en cartelería y otros detalles de última hora, el Acuario de Zaragoza volvió a abrir sus puertas al público el pasado 27 de marzo.

En esta primera semana de apertura, ya se han ido recibiendo a los primeros visitantes, la mayoría niños, aprovechando las vacaciones escolares. De hecho, el horario para estos días se ha modificado y, aunque habitualmente lunes y martes está cerrado, esta semana se ha abierto.


Publicidad


Las entradas se pueden adquirir online (acuariodezaragoza.com) y el precio por adulto es de 16,50 euros. Para los menores de 3 años es gratis; para los de 3 y 4 años cuesta cuatro euros; y los niños de 5 a 12 años pagan 10 euros.

Fuera de fechas señaladas, como esta pasada Semana Santa, el Acuario retoma su horario habitual y estará abierto los miércoles y jueves, de 11.00 a 19.00, y viernes, sábados, domingos y festivos de 10.00 a 20.00. Siempre con la hora del mediodía cerrada para desinfectar.

Con las pertinentes medidas de seguridad, en las instalaciones se siguen ofreciendo, además de las visitas ordinarias, pases guiados, actividades de snorkel, cumpleaños y comuniones o talleres para niños.

Con los más de 5.000 ejemplares que habitan en él, el de Zaragoza es el Acuario Fluvial más grande de Europa. El edificio tiene una dimensión de 8.000 metros, de los que 3.400 son de superficie expositiva. Se construyó con motivo de la Expo del Agua 2008 y se ha mantenido en marcha desde entonces. 

Su tanque central simboliza al Gran Río Mundo. Tiene nueve metros de profundidad, más de 45 de longitud y unos ocho de ancho, albergando casi dos millones de litros de agua dulce. Entre sus habitantes, destacan las arapaimas, de cuatro metros y 200 kilos de peso. También se pueden ver especies de los ríos Nilo, Mekong, Amazonas, Murray-Darling y, por supuesto, del Ebro.


Publicidad


Aunque lo primero que se piensa al hablar de un acuario es en peces, en el de Zaragoza también se pueden ver tortugas galápago y otros reptiles, así como cocodrilos, nutrias y monos tití.

Publicidad