Lunes, 03 de Agosto de 2020

Aragón continúa, como todo el territorio español, muy lejos de la inmunidad de grupo para el COVID-19, ya que según concluye la última oleada del estudio de seroprevalencia realizado por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), sólo un 4,8 % de los aragoneses ha tenido contacto con el coronavirus.

La tercera oleada del macroestudio indica que estos porcentajes son del 4,7 % en Zaragoza, del 5 % en Huesca y el 4,9 % en Teruel.


Publicidad


Según el estudio, en la primera oleada el porcentaje de contagios fue del 4,7 % en Aragón y en la segunda del 4,9 %. Por provincias, en las primera y segunda oleadas los resultados fueron del 4,4 % y del 4,7 % en Huesca; del 3,3 % y del 3,5 % en Teruel y del 4,9 % y del 5,2 % en Zaragoza.

El estudio también analiza el uso de mascarillas durante la desescalada, obligatorias si no se puede garantizar la distancia de seguridad, y recoge que mientras que en España reconocen no usarla nunca el 7 % de las personas testadas, en Aragón este porcentaje era, entre el 15 y el 22 de junio, del 8,8 % en Huesca, del 8,5 % en Zaragoza y del 7,4 % en Teruel.

En el conjunto del país, 5,2 % de los españoles ha tenido contacto con el coronavirus, que no aprecia diferencias ni por sexo ni por edad y descarta la inmunidad de grupo.

SÓLO 5,2% CON ANTICUERPOS

La tercera oleada del macroestudio que arrancó el pasado 27 de abril en más de 36.000 hogares para medir el nivel de inmunidad de los españoles frente al virus arroja unas cifras muy parecidas a las de los dos estudios anteriores, según ha destacado en rueda de prensa la directora del Centro Nacional de Epidemiología, Marina Pollán, encargada de dar a conocer los resultados.

En este sentido, tanto el porcentaje de población con anticuerpos (el 5,2 %) como la distribución geográfica, se han mantenido muy similares a la anterior oleada, si bien entre la primera y segunda ronda del estudio un 7 % de los participantes han dejado de tener anticuerpos detectables de COVID, porcentaje que ha subido al 14 % de la segunda a la tercera ronda.

Pero el no poder detectarlos no significa que esas personas no estén inmunológicamente protegidas, según ha advertido Pollán.

Ha explicado que esta “pérdida” de los anticuerpos fue más frecuente en personas que no habían tenido ningún síntoma (11 %) entre las rondas 1 y 2, mucho menos en los participantes con una PCR positiva (0,5 %) y en aquellos que describieron pérdida súbita del olfato o del gusto (2,6 %).

Al tiempo, los resultados del estudio han demostrado una tasa global de seroconversión (personas que no tenían anticuerpos en la primera oleada y que los han desarrollado a lo largo del estudio al tener contacto con el virus) del 0,9 % entre la primera y la segunda y un 0,7 % entre la segunda y la última, lo que según Pollán refleja la baja aparición de nuevas infecciones tras el confinamiento.

LOS SÍNTOMAS EVIDENTES

Los investigadores han querido definir lo que puede ser un “posible caso covid”, y señalan a personas que tienen tres o más síntomas de los que son compatibles con la enfermedad o que manifiestan la pérdida de olfato y gusto.

Estos posibles casos han ido disminuyendo de la ronda uno a la dos por la situación de confinamiento de un 4 % a un 0.4 %, mientras que en la tercera han repuntado un poco hasta un 1,1 %.

Con todos estos datos, Pollán ha señalado que “estamos muy lejos de alcanzar la inmunidad de rebaño” y que sería “muy poco ético” exponer a la población al virus para conseguirla, por lo que ha insistido en la importancia de las medidas de prevención, como el uso de la mascarilla, algo que se ha ido incrementando a lo largo de las semanas del estudio, como han podido comprobar.


Publicidad


La presentación de las conclusiones finales del estudio han coincidido con la publicación de un artículo científico en la revista ‘The Lancet’ que destaca que la prevalencia más elevada de anticuerpos de la COVID-19 se da en personal sanitario (10 %) y trabajadores de residencias y centros sociosanitarios (7,7 %), muy superiores a la media de la población.

Los datos de esta última oleada confirman, una vez más, la existencia de una importante variabilidad geográfica en el porcentaje de seroprevalencia.

Mientras que Ceuta, Murcia, Asturias, Galicia, Baleares y Canarias presentan prevalencias inferiores o cercanas al 2 %, las comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid rondan o superan el 10%.

Por su parte, en los mapas provinciales destaca la agrupación central de provincias con prevalencias iguales o próximas al 10 % en el entorno de Madrid y el porcentaje también es mayor en los núcleos de población con más de 100.000 habitantes en comparación con municipios con menor población (6 % y 4 % respectivamente).

Publicidad