Lunes, 10 de Agosto de 2020

Aragón registró entre el 16 de marzo de este año, día en el que comenzó el estado de alarma por la pandemia, y el 31 de mayo 986 muertes más de las esperadas estadísticamente para ese periodo del año, es decir, un 44,5 por ciento más de las que se consideran normales para esa época.


Publicidad


El Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) refleja que del 16 de marzo al 31 de mayo se produjeron en la Comunidad, según la información aportada por los registros civiles, 3.202 fallecimientos, frente a los 2.216 esperados estadísticamente para esos dos meses y medio.

El mes más virulento fue abril, cuando se preveían 856 fallecimientos y se produjeron 1.514, un 76,8 por ciento más de los esperados, mientras que entre el 16 y el 31 de marzo se notificaron en los registros civiles 789 fallecimientos cuando se esperaban 488 (un 61,6 % más).

En esos dos meses y medio en los que la mortalidad se disparó en Aragón, como en el resto de España, hay cuatro días en los que la diferencia entre las muertes esperadas estadísticamente y las producidas es mayor. Se trata del 10 de abril, con 73 muertes frente a las 28 esperadas (45 más); el 25 de marzo, con 74 fallecimientos cuando se preveían 30 (44 más); el 1 de abril, con 73 frente a 31 (42 más), y el 31 de marzo, con 72 muertes cuando se esperaban 32 (40 más).

En mayo, todavía con el estado de alarma en vigor, el número de fallecimientos en Aragón fue de 899, cuando se esperaban 872, es decir, 27 más. El porcentaje de excesos de muertes se redujo en mayo hasta el 3,1 por ciento.

Y en junio la situación se ha revertido, con 808 muertes esperadas y 781 producidas (27 menos de las previstas).

Después de 46 días en los que siempre se superó, a veces con creces, el número de muertes esperadas, en mayo se recuperó la normalidad, con dieciocho días en los que los fallecimientos notificados por los registros fueron iguales o menores a los esperados.


Publicidad


En España, la información aportada por los registros civiles indica que durante los meses de marzo y mayo, en el grueso de la pandemia, en España se han registrado 44.285 muertes más de las esperadas estadísticamente para esta época del año.

Los datos indican que el número de defunciones entre el 13 de marzo y el 22 de mayo fue en el conjunto del país de 120.754, cuando se estimaban 76.469, con lo que hay un exceso de 44.285 muertes, un 57,9 % más, concentrado, sobre todo, en los mayores de 74 años (68 %), seguido de los que tienen entre de 65 a 74 años

Publicidad