Domingo, 26 de Septiembre de 2021

El número de perceptores del Ingreso Aragonés de Inserción (IAI) ha aumentado como consecuencia de la pandemia del coronavirus hasta 7.902 personas, un 11 por ciento más desde marzo, y la cuantía que el Gobierno de Aragón destina a esta prestación ha subido hasta 4,4 millones al mes.


Publicidad


Desde marzo, 840 personas han solicitado y perciben el IAI hasta sumar el total de 7.902 titulares (7.070 son de Zaragoza, 519 de Huesca y 313 de Teruel), si bien esta prestación, de entre 491 y 736 euros al mes, llega hasta 18.726 personas, 4.909 de ellas niños, y para su pago se reservan 50 millones al año, aunque la cantidad varía según las necesidades.

Este es uno de los asuntos que se ha tratado este lunes en la reunión que han mantenido el presidente de Aragón, Javier Lambán, y la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mariví Broto, con representantes de Cermi (Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad, que integra a 20 asociaciones), Coapema (Consejo Aragonés de las Personas Mayores) y la Plataforma del Tercer Sector.

Esta crisis no deben pagarla los más débiles y no debe incrementar la pobreza infantil”, ha indicado el director gerente del IASS, Joaquín Santos, quien también ha asistido al encuentro junto al director general técnico del Departamento, José Antonio Jiménez.

LA COMPLEJIDAD DE LAS RESIDENCIAS

Según ha informado el Gobierno de Aragón, en el transcurso del encuentro se ha analizado también la complicada realidad que han vivido durante la pandemia las residencias de personas con discapacidad, ante la imposibilidad de recibir visitas y ante la especial dificultad que presentan para mantener el aislamiento y la distancia social.

“Ha sido un trabajo muy duro, pero afortunadamente van a ver aliviada en parte su difícil situación y la de sus familias, porque se reanudan las visitas a las residencias“, ha recordado el secretario general técnico en relación a la orden que se publicó ayer mismo y que regula esas visitas en centros libres de COVID, previa petición de hora, en espacios habilitados por el centro y con las preceptivas medidas de seguridad.

Desde ayer también se autorizan los paseos en las residencias de Aragón, aunque las de personas con discapacidad ya pudieron retomarlos hace una semana.


Publicidad


Por otra parte, Jiménez ha recordado que las residencias de personas con discapacidad pueden solicitar la línea de 1,5 millones de euros de subvenciones abierta por el Gobierno de Aragón para que los centros puedan hacer frente a los gastos sobrevenidos por la pandemia y que igual que los centros de ancianos deberán acogerse al protocolo de alerta ante casos de COVID-19, contar con un plan de contingencia y con una reserva estratégica de material.

El Gobierno ha trasladado además a las entidades su decisión de mantener el principio de prudencia y no abrir, por el momento, ni centros de día ni ocupacionales y les ha instado a plantear propuestas individualizadas a los usuarios.

Publicidad