Martes, 05 de Julio de 2022

Si tenemos en cuenta que al 96,43% de los aragoneses le gusta sonreír, llama la atención que el 42,86% evite hacerlo para no tener que enseñar sus dientes. Son algunos de los datos que desvela la segunda parte del ‘Estudio de Hábitos del Cuidado de la Sonrisa en España’ impulsado por la compañía de ortodoncia invisible DrSmile, con el objetivo de conocer la importancia que los aragoneses otorgan a su sonrisa y a sus hábitos de cuidado. Una amplia mayoría de aragoneses, concretamente el 89,29% afirma que una persona que está a gusto con su sonrisa se ríe más que una que no lo está y, además, el 96,43% reconoce que esa sonrisa, la transmitida con mayor seguridad, es mucho más natural.

“La acción de sonreír de una manera natural y libre de complejos refuerza la autoestima de cualquier persona y contribuye a generar una mayor confianza en sí misma. Además, la posibilidad de eliminar complejos y ganar seguridad en nuestra sonrisa nos aporta grandes dosis de comodidad y tranquilidad en nuestras relaciones sociales” explica Jorge Moreno, odontólogo de DrSmile.

Los aragoneses también responden por las características que asocian a la gente que sonríe de manera natural. El 75% respondió que percibe una mayor cercanía y al 57,14% le transmite confianza. Por su parte, el 42,86% de los aragoneses consultados asegura que indica una mayor seguridad en sí mismo y el 53,57% considera que una persona sonriente afronta mejor las adversidades. Además, está demostrado que la sonrisa tiene múltiples efectos positivos en las personas, ya que cuando sonreímos el cerebro libera sustancias como endorfinas, serotonina y otros analgésicos naturales que ayudan a tener una sensación de bienestar. Al mismo tiempo, la risa se asocia también a la reducción de hormonas causantes del estrés como la adrenalina, el cortisol y la dopamina.

La sonrisa va más allá de lo estético, y es que el acto de sonreír y transmitir seguridad cuando lo hacemos puede ser de gran utilidad, en el plano social y laboral, de hecho, para el 67,86% de los aragoneses consultados la sonrisa es una herramienta útil para integrarse en un nuevo grupo de amigos y para el 64,29% es clave en una cita. Por otro lado, un 46,43% lo considera fundamental para resolver un conflicto interpersonal.

Mientras que una sonrisa transmite una imagen de persona amistosa y sociable, se desconfía más de las personas que no sonríen, que parecen, a priori, más distantes y que consideran que están en un estatus superior. La seguridad en la sonrisa es igualmente importante a la hora de enfrentarnos a una entrevista de trabajo para el 39,29% de los aragoneses, así como a la hora de cerrar un posible negocio o acuerdo comercial, concretamente el 21,43%. Es evidente que una sonrisa abierta genera más empatía y permite relajar tensiones. Por tanto, sonreír en una entrevista laboral o en una negociación se considera como un gesto de cortesía, aunque es importante saber en qué momento se debe hacer.

Publicidad