Jueves, 13 de Mayo de 2021

Los alcaldes están en pie de guerra (otra vez) contra el ministerio de Hacienda de María Jesús Montero por la ausencia de ayudas a los ayuntamientos durante la crisis del COVID19. En concreto, por poner un ejemplo, Zaragoza no ha recibido ni un sólo euro en un año de pandemia para afrontar la situación crítica que ha vivido. Algo que ha lastrado las cuentas municipales por la perdida de ingresos o el aumento de costes en servicios sociales, ayudas de urgencia o el transporte público.


Publicidad


Esta reclamación es liderada desde hace meses por el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, junto a otros 9 regidores de ciudades bien distintas y con partidos políticos completamente diferentes. El objetivo de la reclamación es solicitar una reunión con la ministra Montero para avanzar en la aprobación de fondos extraordinarios de ayudas a los ayuntamientos para hacer frente al COVID-19.

Otro de los asuntos que preocupan a los ayuntamientos es la participación en el reparto de fondos europeos, un extremo que todavía se desconoce cómo se articulará para que llegue a todas las personas que reclamen una ayuda.


Publicidad


El comunicado conjunto contra la falta de ayudas del Gobierno de España lo han firmado los alcaldes de Cádiz (Adelante-Podemos), Girona (JxCAT), Lleida (ERC), Madrid (PP), Reus (PDeCAT), Santa Cruz de Tenerife (CC), Torrelavega (PRC), Pamplona (Navarra Suma), Valencia (Compromís) y Zaragoza (PP), mientras que el primer edil de Granada (Cs) participó en la reunión pero no firmó el documento y, una vez más, no ha habido representación socialista.

UNA RECLAMACIÓN DE “JUSTICIA”

En rueda de prensa, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha insistido en que se trata de cuestiones “de justicia” que afectan a todos los ayuntamientos de España. Las demandas al Gobierno nacional se dividen en tres bloques muy concreto.

En primer lugar, un fondo de ayuda al transporte público por la bajada drástica del número de usuarios (mínimo 1.000 millones); también la participación de las entidades locales en el reparto de los fondos de reconstrucción europeos que aún están a la espera de concretar; y por último la aprobación de un fondo COVID para los ayuntamientos de 4.000 millones de euros.

Respecto a los fondos europeos, el alcalde de Zaragoza entiende que la “intranquilidad manifiesta” que existe a nivel municipal por la “desinformación”, el “descontrol” y la “descoordinación” en torno a estas ayudas europeas hace que los ayuntamientos trabajen “a oscuras” en unos proyectos.


Publicidad


Azcón ha criticado que el Gobierno de España pretende destinar a las ciudades algo más del uno por ciento de esos fondos, mientras estos diez alcaldes exigen en torno al 14,56 por ciento, lo equivalente a la participación de la administración local en el gasto público del Estado.

Por otro lado, el alcalde zaragozano ha reiterado que, después de un año de “infierno”, al Ayuntamiento de la capital aragonesa no ha llegado “un solo euro” de ayuda del Gobierno central, algo “incomprensible” a su juicio.

Todo ello, ha continuado, en un año en el que los ingresos se han desplomado o se ha vivido un “auténtico drama” en el transporte público con pérdidas de hasta 20 millones de euros. Mientras tanto, ha subrayado, quien está haciendo frente a las ayudas de alimentación o a las políticas para paliar los daños en sectores como la hostelería es el Consistorio zaragozano.

Jorge Azcón ha comparado esta situación con la de otros países europeos, como Alemania, Francia o Italia, que han transferido a sus municipios 30.000, 25.000 y 17.000 millones de euros respectivamente para hacer frente a la crisis económica y sanitaria.

Por tanto, ha pedido a la ministra que les escuche, que les permita hacerle llegar los problemas de sus vecinos en primera persona y que haya diálogo para que fructifiquen las ayudas que necesitan las ciudades del país.

Ha recordado, a este respecto, que el comunicado lo firman alcaldes de “muy distintas ideologías” y “muy lejanas ciudades” que se han puesto de acuerdo para exigir justicia, algo que debería hacer que el Ejecutivo se replanteara su posición.

Publicidad