Domingo, 26 de Septiembre de 2021

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha pedido a los ciudadanos responsabilidad ante el aumento de casos de COVID-19 en la comunidad aragonesa. También ha señalado que esta situación supone un impacto negativo en el turismo. Salud Pública ha notificado este jueves 712 positivos de coronavirus en las últimas 24 horas, de los que 479 corresponden a la provincia zaragozana. Así, la capital tiene un tasa de 184 casos por 100.000 habitantes, en la última semana.

“Creo que todas las administraciones deberíamos haber tenido la misma previsión, que esto iba a pasar no era difícil de prever, ha faltado una cierta previsión”, ha apostillado el alcalde. “Hay medidas, como por ejemplo, hacer test o el cribado de los jóvenes que están llegando desde la costa, que vienen desde Salou, que todavía no se han tomado y que sería bueno que efectivamente se tomaran”.

El alcalde ha declarado que los casos “son entre la gente joven” y esa circunstancia se da “por varias razones”: porque es “evidente” que la vacuna no ha llegado a la franja de edad más joven y que las restricciones “se han levantado antes de que se vacunara a esas personas que más uso hacen del ocio nocturno”, ha asegurado. “Se han ido a la playa, se han ido a Salou y han vuelto sin que les hayamos hecho tests, sin que se haya hecho cribado masivo“, ha recordado el edil. Por ello, ha vuelto a solicitar responsabilidad a “toda la sociedad en general”, porque “todavía nos queda trabajo por hacer aunque veamos la luz al final del túnel”, ha puntualizado.

Azcón ha considerado que es importante que los ciudadanos sigan cumpliendo todas las normas sanitarias, y ha advertido de que el aumento de contagios en la comunidad “especialmente en verano, tiene un impacto muy negativo en la industria turística”. Las restricciones anunciadas este miércoles por el Departamento de Sanidad del Ejecutivo autonómico resultan “la medida más sencilla”, pero “deberíamos pensar qué otras medidas se pueden tomar también desde el Gobierno de Aragón que no sean tan restrictivas con la economía de la ciudad y que signifiquen no solo la concienciación o el trabajo por los jóvenes sino, por ejemplo, esos test o esos cribados PCR”.

VACUNACIÓN DE LOS MÁS JÓVENES

Sobre la decisión del Gobierno de Aragón de acelerar la campaña de vacunación y adelantar las fechas para la autocita de los nacidos entre los años 2000 y 2003, es decir, quienes en este ejercicio cumplen entre 18 y 21 años, el alcalde de Zaragoza ha subrayado que está a favor de que la vacunación “vaya todo lo rápido que pueda”.

“He hecho todo lo que he podido para que así fuera. El Ayuntamiento de Zaragoza fue el primero que se dirigió al Gobierno de Aragón para ofrecer todas sus instalaciones para poder ayudar y que el proceso de vacunación fuera más rápido y lo más cómodo posible”, ha apostillado.

Ha concluido que si el Ejecutivo autonómico pidiera más ayuda al Consistorio zaragozano en la campaña de vacunación “no habría la más mínima duda” y se volvería a hacer. “Lo importante es que cada día se vacune a más gente”, ya que “conforme avancemos en el proceso de vacunación iremos teniendo mejores noticias”.

Publicidad