Jueves, 29 de Septiembre de 2022

Calatayud puede que sea una de las ciudades más desconocidas de Aragón pese a su gran patrimonio histórico artístico. Porque más allá del Mesón de la Dolores o del cercano Monasterio de Piedra, Calatayud esconde maravillosos tesoros que merece la pena conocer en un casco urbano repleto de atractivos. Desde la vieja Bilbilis romana, cuna del poeta Marcial, a la urbe musulmana, y posteriormente a la ciudad cristiana, la historia de agolpa en las calles de esta ciudad que hoy os proponemos redescubrir.


Publicidad



Publicidad


Cuando te acercas a la ciudad por la autovía de Aragón que comunica Zaragoza con Madrid, y como antesala de lo que nos espera, destacan sobre el caserío las torres de sus templos, e imponente, la mole de las fortificaciones islámicas que protegían la ciudad. Este conjunto de fortificaciones, hoy en ruinas, hunde sus raíces en el siglo IX, y  es la fortificación árabe más antigua de España, con un largo lienzo de murallas con torreones que llegó a unir cinco castillos.

LOS IMPRESCINDIBLES DE CALATAYUD

Dentro de nuestro paseo por Calatayud hay una serie de imprescindibles que hay que visitar sí o sí. Para empezar, en nuestra agenda de visitas no puede faltar la Real Colegiata del Santo Sepulcro. Este templo, construido en 1156, es una réplica del Santo Sepulcro de Jerusalén, y fue destruido y reconstruido en el siglo XVII. Allí, no hay que perderse el gran baldaquino de mármol y el claustro mudéjar que te dejará sin habla.

Calatayud

San Pedro de los Francos ha sido testigo de importantes hechos históricos / Ayto. Calatayud

La iglesia de San Pedro de los Francos fue fundada para dar servicio a los franceses que llegaron con el rey Alfonso I El Batallador para conquistar la ciudad. El templo que vemos hoy es posterior al edificio fundacional, ya que data del siglo XIV. En el exterior destaca su portada gótica y la torre mudéjar, mientras que en su interior, se mantiene la estructura mudéjar de tres naves con altos pilares, bóvedas de crucería y triple ábside.

A nivel histórico, en este templo se reunieron las Cortes aragonesas en 1461 para proclamar heredero de Juan II al príncipe Fernando. Y más recientemente, la iglesia fue escenario de las primera reunión de las Cortes de Aragón tras la llegada de la democracia y antes de tener como sede el Palacio de la Aljafería, constituyéndose en su interior en 1978 el primer gobierno de la Comunidad Autónoma de Aragón, con Juan Antonio Bolea Foradada como primer presidente de la Diputación General de Aragón.

Calatayud

La portada plateresca y la torre mudéjar de Santa María / Ayto. de Calatayud

La Colegiata de Santa María la Mayor fue creada en 1120 por Alfonso I El Batallador tras reconquistar la ciudad sobre la antigua mezquita de Calatayud. El templo actual es de mediados del siglo XVII, y entre sus atractivos, destaca su espectacular portada de alabastro en estilo plateresco, o el impresionante claustro mudéjar. En el año 2001 la Unesco declaró este templo Patrimonio de la Humanidad como parte del mudéjar aragonés.

El Mesón de la Dolores tampoco puede faltar en esta ruta por las calles de Calatayud. El Mesón es en la actual una de las Hospederías de Aragón, y está situado en un edificio tradicional del siglo XV en el que además del hotel, hay un pequeño museo que repasa la historia de esta mujer que se hizo famosa por obras como ‘La Dolores’, de Feliú, o el pasodoble ‘Si vas a Calatayud…’.

Calatayud

El Mesón de la Dolores es una buena propuesta para alojarse / Hospederías de Aragón

Junto al Mesón de la Dolores, en Calatayud hay numerosos ejemplos de arquitectura civil, entre los que destacan los palacios de estilo aragonés de los siglos XVI y XVII, con esos espectaculares aleros. Entre ellos, podemos mencionar la Casa de los Pujada de Vezlopez y de los Sesé. Tampoco hay que olvidarse de la Fuente de los Ocho Caños, del siglo XVI, la Puerta de Terrer (una construcción bajorrenacentista con dos torreones de frente semicilíndrico construidos en ladrillo, y rematados en tejadillos cónicos de aguja) o la puerta de Zaragoza (construida en 1818).

Qué ver en Calatayud

La fuente de los 8 caños fue construida en el Renacimiento / Turismo de Aragón

La plaza de España, una plaza porticada de estilo aragonés y con edificios de los siglos XVII y XVIII, acogió el mercado de la ciudad desde época musulmana hasta mediados de los años 70. También se utilizó como escenario de espectáculos taurinos. El barrio de la antigua judería es otra visita que no deberías perderte en tu visita a Calatayud. Situado cerca del castillo de Doña Martina, conserva un trazado de callejuelas estrechas de piedra. En la zona, hay que pasarse también sobre la iglesia de la Virgen de la Consolación, construida sobre la antigua Sinagoga Mayor.

Para acabar, tampoco podemos olvidarnos de visitar el yacimiento arqueológico de la ciudad romana de Augusta Bilbilis. Situado a unos 4 kilómetros de Calatayud nos encontramos este yacimiento Bien de Interés Cultural que muestra las ruinas de lo que fue un dinámico centro urbano del que todavía podemos ver  restos del foro, el teatro o las termas. Pero si piensas que los romanos fueron los primeros habitantes de la zona , estás en un grave error. En el cerro de Valdeherrera puedes visitar otro yacimiento arqueológico de época celtíbera, una cultura muy presente en la comarca.

Publicidad