Martes, 04 de Octubre de 2022

Contratar una asesoría para tu empresa es parte necesaria de las gestiones que tendrás que hacer al iniciar una actividad. Esto te ayudará a ser más competitivo, aumentar tu productividad y alcanzar los objetivos más fácilmente.

Aunque pueda parecer innecesario, te ayudará a tener más tiempo para tu negocio y así optimizar los procesos y recursos necesarios. Además, es la mejor opción para cumplir con las obligaciones legales y administrativas y evitar sorpresas desagradables.


Publicidad


Ir de la mano de una asesoría, como puede ser Ayuda T Pymes, tiene incontables ventajas; ya que pueden llevar toda la documentación relativa a la contabilidad, asuntos laborales y otros asuntos fiscales por ti. Por supuesto, tienen respaldo jurídico y seguros de responsabilidad civil para protegerte de cualquier problema.

Puede que tengas dudas si es la primera vez que te adentras en este mundo, ya que serán los encargados de manejar la mayoría de documentos de la empresa. Asegúrate de elegir la mejor opción antes de dar el paso definitivo.

CONÓCETE PARA ELEGIR LA ASESORÍA IDEAL

Lo primero será conocer el tipo de asesoría que necesita tu empresa, analizando tu modelo de negocio e identificando tus principales puntos débiles. Por ejemplo, a través de un DAFO, tendrás toda la información para conocer si necesitas una gestoría jurídica legal.

No todos los negocios necesitan lo mismo ni son iguales, por lo que lo mejor para empezar es centrarte en el tuyo y buscar lo mejor para ti. Piensa primero en qué necesitas y luego muévete para encontrar el modelo que mejor vaya a satisfacer tus necesidades.

Si has llegado a la conclusión de que lo que necesitas es un equipo que pueda ayudarte con todo lo que tenga que ver con el derecho comercial, la redacción de documentos y contratos legales, lo mejor será que cuentes con una asesoría jurídica.

LA CONFIANZA LO ES TODO

Quizás las primeras impresiones no sean lo más importante cuando hablamos de los negocios, pero que tu asesor transmita confianza y seguridad será clave. Si va a ser el encargado de gestionar alguno de los aspectos más importantes de tu empresa, su profesionalidad debe ser distinguible desde el primer momento.

Si en una primera reunión no termina de convencerte la forma que tiene de explicarte los temas en los que tengas dudas o no pueda responder todas las preguntas que tengas, será mejor que barajes otras opciones.

Piensa que esta persona y su oficina será tu representante ante la Agencia Tributaria, la Seguridad Social o Hacienda, por lo que su experiencia y sus conocimientos serán fundamentales ante cualquier problema.

LA CALIDAD POR ENCIMA DEL PRECIO

Aunque no puedas permitirte despilfarrar (y más si acabas de iniciar tu actividad), busca siempre una asesoría que cuente con profesionales y cierta experiencia en el sector de tu empresa. El tiempo de respuesta a tus consultas, la amplitud de su gabinete y la especialización del equipo serán factores clave a la hora de hacer tu elección.

Busca siempre que, al menos, los gestores principales estén colegiados. La normativa marca su obligatoriedad, además de añadir un punto de confianza a la hora de contratarles.

Conoce los precios y asegúrate de que todas tus necesidades quedarán cubiertas con el servicio escogido, pero ten siempre en cuenta que estarás ahorrando tiempo y esfuerzo que podrás dedicar a asegurar la buena marcha de tu empresa.

¿OFICINA TRADICIONAL O ASESORÍA ONLINE?

En este caso no podemos recomendarte una frente a otra, ya que otros factores son mucho más importantes. Si puedes elegir, siempre es mejor que cuenten con una oficina física para que puedas acercarte por cualquier tema; pero que operen normalmente a larga distancia con las comodidades que esto conlleva.

Esperamos que estos cuatro puntos te hayan ayudado si estás empezando y buscas una asesoría externa para que te ayude en la gestión.

Publicidad