Viernes, 02 de Diciembre de 2022

El PSOE de la provincia de Zaragoza ha reaccionado tras conocerse que un concejal, Juan Carlos Agustín, del municipio de Daroca se había vacunado sin estar en el protocolo de vacunación que establece la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón.


Publicidad


Una situación que el PP ha aprovechado para exigir más responsabilidad. Según denuncian, el alcalde de la localidad, Álvaro Blasco, encubrió durante días al concejal que se vacunó al tiempo que amenazaba con emprender acciones legales contra el PP por su acusación.

Un extremo que no se dará porque el concejal del PSOE que se vacunó ya ha ofrecido su dimisión que será aceptada en las próximas horas. E incluso, por parte de su partido han rechazado la actuación del concejal por su falta de ejemplaridad. Según explican en una nota de prensa, se solicita al concejal su baja como militante del partido.


Publicidad


MÁS CASOS

No es el primer caso de un político que se salta el protocolo de vacunación en Aragón para recibir la vacuna contra el COVID19 justificando su vinculación con las residencias del municipio o centros de atención sanitaria.

Los dos primeros casos, los alcaldes de Luesia (PP) y Asín (PSOE), en la comarca de las Cinco Villas, centraron la atención mediática por la rápida respuesta de sus partidos al conocerse el caso. Tanto PP como PSOE criticaron la actuación de los concejales y les forzaron a dejar su puesto municipal. Éstos, lejos de dimitir, cargaron contra sus partidos mientras justificaban la vacunación.

Otro de los casos más sonados, en los últimos días, se conoció tras la denuncia del jefe de la UCI del Hospital Obispo Polanco de Teruel que denunció que la vacunación estaba siendo un coladero. Y que, reconoció públicamente, conocía casos de “sindicalistas” y “administrativos” del centro hospitalario que se habrían vacunado sin ningún tipo de control.

Publicidad