Sabado, 31 de Octubre de 2020

Ante la intensa ola de calor de los próximos días, el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Zaragoza – COAATZ- recoge una serie de consejos que permiten una mejora en el uso de los edificios en verano y que pueden ayudar a protegernos del calor.


Publicidad


1.- El sol no debe entrar de forma directa

Lo más importante es evitar que el sol entre de forma directa a nuestra vivienda. Ya que cuando los rayos del sol entran a través de un cristal se produce el llamado efecto invernadero. El efecto invernadero, es un fenómeno físico muy interesante que hace que cuando la radiación solar penetra a través de un vidrio entra casi toda la energía, pero no deja que se escape casi nada de esta radiación, produciéndose de este modo una ganancia continuada de calor en el interior.

Este efecto se percibe con mucha claridad con el sobrecalentamiento de los coches en verano, pudiendo llegar a temperaturas elevadísimas de 60ºC, cuando en el exterior hay una temperatura de 35ºC.

2.- Ventilar la vivienda

Pero tiene truco: sólo cuando la temperatura exterior es menor a la temperatura interiorDe este modo podremos bajar la temperatura de la vivienda. Se recomienda aprovechar las noches más frescas con viento para ayudar a enfriar la vivienda y que le cueste algo más calentarse en los días más calurosos.

3.- Encender el mínimo posible de electrodomésticos

Recomendamos también encender lo menos posible la iluminación y otros electrodomésticos. Son cargas internas, que hacen que aumente la temperatura desde dentro de la vivienda.

Por supuesto, es muy recomendable huir de la utilización del horno, la plancha u otros elementos de gran potencia. Para ayudar al mejor funcionamiento del compresor de la nevera se aconseja abrirla lo menos posible y descongelar los alimentos en el interior de la zona de frigorífico.

Es conveniente recalcar que la iluminación led tiene muy carga térmica muy inferior a otro tipo de iluminación.

4.- El aire acondicionado a 26º C.

Si utilizamos el aire acondicionado, recordar que la temperatura de consigna recomendada en verano es de 26 ºC, (Tb. recogida en el RITE) y que a partir de ahí cada grado que bajemos además de aumentar el riesgo de sufrir algún catarro u otra enfermedad, estaremos aumentando el consumo de energía un 8%.

5.- Uso de ventiladores para tener corriente interna

Recomendamos el uso de ventiladores, ya que, si generamos corrientes de aire en el interior de la vivienda, mejoramos la evapotranspiración del cuerpo y la sensación térmica es algunos grados más baja.

También es recomendable para terrazas el uso de refrigeración evaporativa, con pequeños ventiladores que vierten pequeñas gotas de agua que al evaporarse roban calor al ambiente, ya que necesitan energía para pasar de estado líquido a estado gas, y de esa forma rebajan sensiblemente la temperatura del ambiente.


Publicidad


6.- Evitar actividades que aumenten la humedad

La humedad es otro parámetro importante que en verano en cantidades altas puede provocar sensación de disconfort. Se recomienda evitar actividades que generan aumento de humedad, como cocción de largo tiempo, planchado con vapor en el interior de la vivienda, etc.

OTRA PROPUESTA: LA REHABILITACIÓN

Además de estas medidas que podemos fomentar todos los ciudadanos en nuestros hogares y centros de trabajo, Los Arquitectos Técnicos de Zaragoza nos recuerdan que podemos mejorar el confort de un edificio rehabilitándolo.

Una de las principales ventajas de la rehabilitación es la gran mejora de confort que disfrutan los habitantes del edificio. Esto es porque el bienestar térmico que percibe el ser humano está casi en su totalidad condicionado por la temperatura a la que están las caras interiores de la vivienda.

Por lo tanto, en verano interesa que estas caras interiores de los muros de las viviendas estén lo menos calientes posible y en invierno lo menos frías posible.

Para conseguir esta mejora en la temperatura de las caras interiores de las paredes, es necesario añadir aislamiento térmico a las fachadas y cubierta del edificio, ya que para un edificio sin aislamiento (el 66% de los edificios en Aragón no tienen aislamiento térmico), si se procede a su rehabilitación energética añadiendo una capa de por ejemplo 7 cm. de aislamiento su temperatura interior puede descender 4 grados en verano y aumentar 6 grados en invierno.

En estos momentos tanto Ayuntamiento de Zaragoza, como Gobierno de Aragón han lanzado ayudas para la rehabilitación.

Concretamente, “ayudas completas para edificios e interior de viviendas” pueden solicitarse del 18 de julio al 16 de octubre en el Ayuntamiento de Zaragoza; “ayudas para la renovación de carpinterías del interior de las viviendas” que pueden solicitarse hasta el 30 de septiembre en Gobierno de Aragón, y “ayudas a la accesibilidad y conservación de edificios” que probablemente se publicarán durante la última mitad del mes de agosto.

*Más información sobre las ayudas a la rehabilitación y consejos para protegerse de la ola de calor en  www.tuedificioenbuenasmanos.es

Publicidad