Viernes, 12 de Agosto de 2022

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha avanzado que no se descarta una consulta ciudadana sobre el nuevo campo de fútbol, si bien ha precisado que primero habrá que aclarar los términos y una vez que se haya concluido el proceso de participación de las distintas entidades que desde el diez de mayo acudirán al proceso de escucha de las distintas alternativas. Azcón ha realizado estas declaraciones durante su intervención en el pleno con motivo del debate de una moción de ZeC que entre otros aspectos reclamaba impulsar una consulta popular antes de adoptar una decisión definitiva.

“No creo que sea descartable y primero hay que escuchar a todas las entidades”, ha subrayado Azcón para recordar a ZeC que durante el anterior mandato se hizo una consulta telemática y no vinculante sobre el tranvía. Ha dejado claro que la consulta popular que ahora pide ZeC, conforme al articulo 71 de la Ley 7/1985, es un procedimiento para el que habría que pedir autorización a las administraciones y poner urnas cuando la del consulta “es más parecida a la que propone VOX de forma telemática y no vinculante como en el tranvía.

Azcón también ha diferenciado, al dirigirse a ZeC, que el debate sobre el nuevo campo está iniciado y “no tememos intención de pararlo, sino de seguir con el debate”. Ha puntualizado que si se habla de reforma integral de La Romareda o que solo se hagan parches será un debate más adelante. A su parecer el recurrir a los parches “no va a ser positiva” al argumentar que “hay que solucionar el problema para, al menos, 50 años y eso se hace con una reforma integral del estadio”.

PETICIONES DE CONSULTA

El portavoz del grupo municipal de ZeC, Pedro Santisteve, ha lamentado que se ha “impuesto” un modelo que ha estimado “no óptimo” y ha reclamado un debate en profundidad para decantarse por la reforma e la Romareda en lugar de la nueva construcción porque hay menos huella de carbono y evaluar los costes; y que haya una consulta popular para asegurar que la sociedad está bien informada. Por ello, ha pedido nuevos informes para formarse los grupos una opinión fundada y que también llegue a la ciudadanía.

El portavoz del grupo municipal de VOX, Julio Calvo, ha aplaudido que haya una consulta popular como también pide ZeC y ha propuesto que se inicien conversaciones inmediatas para conocer la implicación del Gobierno de Aragón, la sociedad deportiva propietaria del Real Zaragoza y otras instituciones tanto en la rehabilitación del actual estadio como uno nuevo. También ha pedido impulsar una consulta popular “no vinculante” sobre la ubicación del nuevo estadio y negociar un patrocinio privado que aporte financiación.

El portavoz del grupo municipal de Podemos, Fernando Rivarés, ha considerado que no se ha rechazado nada, pero se ha declarado partidario de hacer un estadio nuevo porque la reforma de la Romareda no permitiría ser sede del Mundial de Fútbol 2030. El consejero municipal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha precisado que se ha iniciado el proceso aunque no se ha tomado ninguna decisión sin informes que pide ZeC al considerar que “es más fiel a la realidad”. Ha apoyado tener informes sobre las distintas opciones de reforma y nuevo estadio, pero sobre la consulta popular ha indicado que la tecnología lo permite mejor que un referéndum. Ha incidido en que es “muy importante” en que todos los grupos municipales estén cómodos en este debate de la Romareda.

La portavoz del grupo municipal del PSOE, Lola Ranera, ha dejado claro que el PSOE no es partidario de la consulta porque cree en la democracia representativa y ha añadido que los socialistas son los únicos que han cumplido de forma escrupulosa el proceso frente al resto que antes del plazo acordado han dado a conocer sus preferencias de ubicación.

Publicidad