Martes, 04 de Octubre de 2022

Cuando uno planea hacer una escapada puede improvisar o también puede intentar organizarse para aprovechar al máximo el tiempo. A la típica pregunta de qué ver en un pueblo o ciudad se puede sumar otra, qué hacer. Porque el turismo son cada vez más experiencias, gastronomía, actividades… Opciones que, a veces, si no se buscan, uno se las pierde. Para no perderse nada en uno de los lugares más turísticos de Aragón, aquí van diez cosas que hacer en Jaca en una estancia de 48 horas.


Publicidad


1. COMER UN RODOLFITO EN LA TASCA DE ANA 


Primero lo importante. Nadie se puede ir de Jaca sin probar el rodolfito. Es la tapa más famosa de la localidad y la sirven en La Tasca de Ana, uno de los bares típicos de tapeo del casco antiguo. El sitio es pequeño y siempre está a tope pero, cueste lo que cueste, si alguna de las cosas que hacer en Jaca es obligatoria es esta. Cualquier momento es bueno para darle un bocado a esta gamba rebozada servida en un vasito con salsa.

2. VER LA CATEDRAL

Rutas turísticas por Aragón

La catedral de Jaca, primera capital del Reino de Aragón. / TURISMO DE ARAGÓN

Con el estómago lleno gracias al rodolfito y a las otras muchas tapas exquisitas de la ciudad, la Catedral de San Pedro es uno de los sitios que hay que ver en Jaca. Construida a partir de 1077 por orden del rey Sancho Ramírez es uno de los templos más importantes del primer románico español. La visita guiada tiene un precio único de 2,5 euros. Al salir, un buen plan es tomarse un café en el mítico Casa Fau y acompañarlo con un dulce de La Imperial, una de las pastelerías más famosas de Jaca.

3. VISITAR LA CIUDADELA 

Formada por el Castillo de San Pedro y el Museo de Miniaturas Militares, la Ciudadela combina historia y diversión. Es uno de los lugares que ver en Jaca en una escapada de fin de semana. De forma pentagonal, este recinto amurallado se encuentra en pleno casco urbano y, en su interior, se ofrecen actividades variadas para toda la familia. Para conocerla a fondo, se puede visitar o por libre (8 euros) o con guía (9 euros) y también hay pases orientados a niños, las Pequevisitas.

4. EXCURSIÓN A LA PEÑA OROEL 

Qué ver en Jaca

La Peña Oroel preside Jaca. / HOY ARAGÓN

Para los montañeros, un plan que hacer en Jaca es una ruta a la Peña Oroel. Es una cumbre a 1.769 metros de altura, visible desde cualquier punto de la localidad. La ruta de ida y vuelta desde el mirador es de unos 8 kilómetros, que se recorren en un tiempo estimado de poco más de tres horas. Quienes no se atrevan a completar la subida, merece la pena ir al menos hasta el mirador. Está a casi 1.200 metros pero, buenas noticias, se puede ir en coche.

5. SUBIR AL FUERTE DE RAPITÁN

El Fuerte de Rapitán es uno de los enclaves más interesantes del amplio patrimonio militar con el que cuenta La Jacetania. Se construyó a finales del siglo XIX como parte de una red defensiva paralela a la línea de tren Oloron-Canfranc. Está situado en el cerro del mismo nombre, a 1.142 metros de altitud. La fortaleza ocupa una superficie de 35.540 metros cuadrados y en 1978 se reformó para convertirlo en residencia y centro de actividades culturales. Actualmente, se sigue empleando para tal fin de forma esporádica. Al Fuerte de Rapitán se puede subir andando o en coche y es, sin duda, una de las cosas que ver en Jaca. 


Publicidad


6. TARDEO EN SANSANET

En toda escapada que se precie siempre tiene que haber sitio para el ocio. Y en Jaca, experiencias gastronómicas y sociales no faltan. Si tapear por el casco viejo es un plan que no se puede obviar, terminar la tarde tomándose algo en alguna terraza, como la del Sansanet, es también de obligado cumplimiento. Se trata de un bar donde se sirven copas con mimo y donde la música invita a pasar un buen rato al aire libre. Es uno de los sitios del tardeo de Jaca, que se extiende, sobre todo, en locales de las calles Bellido y Gil Berges.

7. PATINAR EN LA PISTA DE HIELO

Pista de hielo de Jaca

La pista de patinaje de hielo es uno de los atractivos turísticos de Jaca / HOY ARAGÓN

Patinar en la pista de hielo es otra de las cosas que hacer en Jaca. Llamado oficialmente Pabellón de Hielo de Jaca, está abierto desde septiembre hasta mayo. Las instalaciones cuentan con dos pistas, una de medidas olímpicas y otra lúdica, por lo que se puede usar tanto a nivel aficionado para un plan de fin de semana, como para entrenamientos y competiciones profesionales.

 8. IR DE COMPRAS POR LA CALLE MAYOR

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ana (@analoart)


Ir de compras es un buen plan en cualquier destino al que uno vaya, aunque al final se termine con las manos vacías o lo que es peor, con el bolsillo roto. Pasear mirando escaparates y disfrutando del ambiente de la calle Mayor es otra de las cosas que hacer en Jaca. Esta vía es peatonal y muy cómoda para caminar sin prisas mientras se observan las tiendas situadas a ambos lados. Pero a su alrededor surge todo un entramado de calles y plazas, como la de las Cortes de Aragón, la Cadena o Biscós, por las que se puede completar el recorrido. Para los más golosos, parada obligada tras las compras en la pastelería La Suiza. ¿Lacitos o jaqueses? Difícil elección.

9. ENTRAR AL MUSEO DIOCESANO

Pinturas murales de Bagüés, en el Museo Diocesano de Jaca. / Archivo Gobierno Aragón

Situado dentro de la catedral, el Museo Diocesano de Jaca es uno de los centros más importantes en cuanto a fondos de pinturas murales del románico de España. Estas son la joya de la corona pero sus más de 2.000 metros cuadrados de exposición albergan otros tesoros de arte medieval, como capiteles o tallas de vírgenes. Por todos estos motivos, el Museo Diocesano es uno de los lugares que ver en Jaca. Está abierto todos los días menos el lunes y la entrada general cuesta 6 euros.

10. RECORRER EL PASEO DE LA CANTERA

Para terminar con este plan de 48 horas en Jaca, qué mejor que recorrer el paseo de la Cantera. Este balcón de casi dos kilómetros de extensión ofrece unas vistas de excepción sobre todo el Valle del Aragón. Con esta carta de presentación, no es de extrañar que por la zona se vea a muchas parejas caminando, sobre todo a última hora de la tarde. Y es que los atardeceres desde el paseo de la Cantera son dignos de foto.

Publicidad