Sabado, 11 de Julio de 2020

El Gobierno aragonés planifica un inicio del próximo curso escolar sustentado en la “presencialidad” de todo el alumnado, con medidas de seguridad sanitaria y con un plan de contingencia que prevé tres escenarios: normalidad controlada en los centros educativos, intervención parcial e intervención general.


Publicidad


Un inicio de curso en el que prime la adopción de medidas de higiene y seguridad sanitaria, y la responsabilidad individual y colectiva de la comunidad escolar, ha asegurado el consejero de Educación del Gobierno aragonés, Felipe Faci, en una convocatoria de prensa para informar del plan de contingencia elaborado por su departamento para garantizar el desarrollo del curso escolar 2020-2021.

El consejero, que ha comparecido previamente ante el pleno de las Cortes de Aragón para informar sobre esta iniciativa, ha explicado que la evolución de la pandemia por el COVID-19, las prórrogas del estado de alarma y los rebrotes de la enfermedad han llevado a su equipo a plantear una “planificación flexible” que permita adaptarse a la situación que se produzca en septiembre.

EL PLAN DE CONTINGENCIA

Faci ha explicado que el plan de contingencia prevé tres escenarios, uno de normalidad controlada, por el que ha apostado, otro de intervención parcial en un centro educativo y un tercero para los casos en los que sea necesaria una intervención general de un centro o de varios de una misma localidad ante un posible rebrote de la enfermedad.

La intervención parcial, ha destacado, se producirá cuando un familiar de un alumno de positivo, lo que obligará al aislamiento de éste y a someter a vigilancia a su grupo.

En el caso de caer enfermo este alumnos y de producirse varios contagios, la autoridad sanitaria podrá proceder al aislamiento del grupo o, incluso, al cierre cautelar del centro.

Ha precisado el consejero, además, que la intervención general de uno o varios centros de un mismo municipio se llevaría a cabo en el caso de que se produjeran varios contagios o rebrotes de forma simultánea en sus instalaciones.


Publicidad


Faci ha explicado que el plan de contingencia, que se canalizará a través de una orden que prevé firmar el próximo lunes, no sólo dará a los centros de mayor autonomía en los niveles organizativo, pedagógico y metodológico sino que les dotará de los recursos necesarios para llevar a cabo esta labor.

En su comparecencia, ha señalado que el plan de contingencia propone a los centros de educación infantil, primaria y especial la creación de “grupos estables de convivencia” que funcionen al modo de familias, ante las dificultades derivadas del uso de mascarilla por menores de 6 años y de evitar que interactúen entre ellos.

También se ha referido a la necesidad de ofrecer a estos centros pautas respecto al funcionamiento de los patios de recreo y de los comedores escolares, con turnos o separaciones suficientes que permitan el aislamiento de estos grupos estables.

En relación a este punto, el consejero ha expresado su compromiso en trabajar en unos planes de uso específicos para cada uno de estos espacios compartidos.

LA DIFICULTAD DE LA MOVILIDAD

En cuanto a la enseñanza de secundaria, bachillerato y formación profesional (FP), Faci ha admitido que la planificación plantea mayores dificultades debido a la existencia de cierta movilidad de los alumnos entre aulas a causa de las asignaturas troncales y optativas.

Por esta razón, el plan de contingencia propone medidas de “aislamiento y bloqueo” por etapas educativas, instando a los centros educativos a llevar a cabo una nueva organización de sus espacios para evitar una posible relación entre alumnos de secundaria, bachillerato y FP.

Para facilitar esta labor, el consejero ha destacado que su departamento facilitará los “desdobles” en los centros educativos a fin de posibilitar la creación de nuevos grupos con menos alumnos.

En cualquier caso, ha resaltado, el uso de mascarilla será obligatorio en estas etapas en las aulas o espacios comunes en los que no se pueda garantizar el distanciamiento social necesario. Además, el plan de contingencia incluye recomendaciones sobre la limpieza de los espacios escolares, así como para la habilitación de medios de desinfección en los accesos a los centros y a las aulas.

Ha admitido, por otra parte, que la aplicación de todas estas medidas supondrá un incremento de los costes, actualmente en evaluación por parte de su departamento.

Faci ha incidido en que el criterio de flexibilidad establecido permitirá “suavizar” a los dos meses del inicio de curso las medidas enmarcadas en el escenario de normalidad controlada, o “reforzarlas” en el caso de un empeoramiento de la situación.


Publicidad


En su intervención, Faci ha apelado a la tranquilidad de las familias, tras insistir en que el Gobierno aragonés prevé un regreso normalizado y presencial a las aulas el próximo curso, con las medidas de seguridad necesarias ante la pandemia por covid-19

Publicidad
No Hay Más Artículos