Sabado, 08 de Agosto de 2020

Los tres colegios de Enfermería de Aragón se han sumado este sábado a las críticas de los órganos colegiales y de los sindicatos de médicos contra la consejera de Sanidad, Pilar Ventura, y piden su cese por las declaraciones de este viernes en la Comisión parlamentaria del ramo.

En un inicio, la petición de dimisión emergió del Consejo Autonómico de Médicos de Aragón y los sindicatos de Médicos de Aragón (CESM y FASAMET) al solicitar al presidente del Gobierno autonómico, Javier Lambán.


Publicidad


Unas declaraciones en las que, recuerdan desde estas organizaciones, la consejera afirmaba que “se permitió” a los sanitarios fabricar sus equipos de protección frente al coronavirus porque era “un estímulo”.

Los presidentes de los colegios de médicos de Zaragoza, Huesca y Teruel, tras una reunión de urgencia por videoconferencia, han transmitido el profundo malestar de toda la profesión médica por estas declaraciones que, “más allá de ser desafortunadas o un simple malentendido“, son “inadmisibles” y suponen “una falta de respeto total” a unos profesionales que han tenido que realizar su trabajo sin la protección adecuada por la falta de previsión y la posterior mala gestión de la Consejería, que llevaron al contagio de cientos de sanitarios e incluso a la muerte de dos de ellos.

Y a su vez, también en la tarde del sábado, los presidentes de los colegios provinciales de Enfermería de Zaragoza, Huesca y Teruel, Juan José Porcar, Carmen Tosat y Marian Roca, respectivamente, han condenado las “inadmisibles” declaraciones de la consejera, quien en relación con los equipos de protección de los profesionales sanitarios frente al coronavirus afirmó que “se permitió” a los sanitarios fabricar sus equipos porque era “un estímulo”.


Publicidad


Unas declaraciones por las que la consejera ha pedido disculpas públicas pero que para el colectivo de enfermería son “claramente insuficientes” y es por lo que, en un comunicado, solicitan su dimisión inmediata.

Los tres presidentes colegiales consideran las declaraciones como una “grave falta de respeto” a la profesión de enfermera en particular y al colectivo profesional de la sanidad en general y “la gota muy, muy gorda que ha colmado el vaso de las enfermeras y enfermeros”.

En opinión de este órgano colegial, las palabras muestran “una falta de empatía enorme” hacía el “sufrimiento” que han padecido los profesionales sanitarios ante la carestía de material para hacer frente a la situación generada por la crisis de la COVID-19, que ha causado que más de 800 miembros del colectivo se hayan contagiado y que dos hayan fallecido a causa de ello.

Es por lo que los tres entes colegiales demandan públicamente a Ventura que cese de sus responsabilidades ante la “falta de sensibilidad” mostrada hacia los profesionales y la “indignación y estupor” que han provocado en la familia enfermera aragonesa.

Publicidad