Miércoles, 31 de Mayo de 2023

La Tesorería de la Seguridad Social de Zaragoza y Calatayud rescindió el 30 de abril el contrato con la empresa que prestaba el servicio de seguridad, CESIT, y después no ha contratado a otra empresa para desarrollar esta labor. Esta situación supone dejar a las oficinas sin vigilancia y a los trabajadores de seguridad sin trabajo, sin cobrar los retrasos y sin poder solicitar la prestación por desempleo. Todo esto es lo que denuncia la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

Desde el 2 de mayo, las seis oficinas (Dirección Provincial de Zaragoza de la Tesorería General de la Seguridad Social, más otras cuatro en Zaragoza y la sede en Calatayud) están sin vigilancia. El escáner de la Dirección Provincial está apagado sin nadie que lo pueda usar. Y las siete personas que trabajaban como vigilantes (dos en la Dirección Provincial y una en cada una de las otras oficinas) están sin trabajo e indefensos. 

“Los trabajadores se han quedado en el limbo y totalmente indefensos. Siguen dados de alta en la empresa CESIT pero no tienen trabajo y no cobran. La empresa les debe cuatro nóminas desde febrero. Y tampoco pueden solicitar la prestación por desempleo. Es inadmisible que las desavenencias entre la administración pública y una empresa la paguen los trabajadores”, afirma Jesús Cuartero, responsable de seguridad privada en CSIF Aragón. 

Los siete trabajadores afectados por esta situación llevaban dos años y medio trabajando para la empresa CESIT, y más de 15 para las distintas empresas que han prestado el servicio de vigilancia en la Tesorería. “En otras ocasiones, cuando acababa un contrato con una empresa, automáticamente entraba otra y nos subrogaban. Ahora nos han dejado en tierra de nadie, sin cobrar, con retrasos y sin saber a quién reclamar”, se lamenta uno de los afectados. 

Los trabajadores de seguridad privada se rigen por el convenio del sector. Sus salarios están un poco por encima del Salario Mínimo Interprofesional, por lo que sus sueldos -dependiendo de los complementos, la antigüedad y el tipo de jornada- rondan los 1.000 euros al mes.