Miércoles, 06 de Julio de 2022

El reto de iluminar simultáneamente más de 300 cumbres a lo largo de todo el Pirineo, son 430 km desde el Atlántico al Mediterráneo, es el reto de lo que se conoce como la Vía Pirenaica, que está señalada para el próximo 2 de julio. Su intención con este acto es reivindicar el derecho de autodeterminación de los pueblos independentistas, tanto de Cataluña y del País Vasco. Sin embargo, esta ruta pro independentista incluye varias cumbres de territorios que no reclaman la autodeterminación ni está dentro de la agenda política o social de estas comunidades. Sucede por ello que varias cumbres del Pirineo aragonés serán iluminadas, así como en el lado francés. 

Sobre este intento, el presidente aragonés Javier Lambán ha aclarado que no permitirá “que nadie tuerza nuestros designios en ese sentido”, añadiendo que “si es la joya de la corona, si queremos que brille con luz propia”, el Gobierno de Aragón ha decidido “no permitir que la manche ningún tipo de basura, ni orgánica ni inorgánica”. Lambán no está dispuesto a que “nadie manche el Pirineo y mucho menos ideologías y propuestas políticas que en Aragón tienen un rechazo rotundo de la inmensa mayoría de la población”.

Varias de las organizaciones participantes en esta ruta han sido objeto de investigaciones judiciales y policiales por el intento del golpe separatista contra la Constitución y que derivó en el juicio del procés donde se condenó a varios líderes separatistas por sedición y malversación de fondos públicos, al intentar organizar una consulta separatista el 1 de octubre de 2017. Estas organizaciones son la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Gure Esku y la Federació d’ Entitats Excursionistes de Catalunya (FECC). Cuenta con la colaboración de Òmnium Cultural. La iniciativa se inspira en movilizaciones anteriores, como ‘Llum i llibertat’ que iluminó 131 agujas de Montserrat (2019), las réplicas vascas que iluminaron montañas emblemáticas vascas como Aiako Harria, Txindoki o Anboto (2019), o la movilización ‘Cims per la llibertat’ (2018).

Cada pueblo tendrá asignada una o varias cumbres y los participantes, a la hora de inscribirse, deberán indicar de dónde son para ir a la correspondiente cima, aunque se permitirá también ir a otra. La mayoría de las cimas ‘rojas’ se encuentran en el Pirineo Central y son aptas solamente para gente experimentada, por lo que la inscripción será limitada. Algunas de estas cimas, como las de Canal Roya, Astún, Arriel, Vignamale, Torre de Marboré, Salvaguardia o Urdiceto, ubicadas en Aragón, ya están al completo.

Publicidad