Sabado, 25 de Septiembre de 2021

Fue la primera asociación vecinal urbana de Zaragoza y lleva más de medio siglo luchando por los intereses de sus vecinos. Se trata de la del Picarral, el barrio más reivindicativo de la capital aragonesa. Empezaron movilizándose porque estaban rodeados de barro y la red de saneamiento no llegaba a las viviendas. Tampoco tenían calzadas y la creciente industria de alrededor cada vez estaba más presente. Que los tanques no pasaran por la puerta de su casa fue otro de los motivos de protesta en El Picarral. Dada la proximidad del campo militar de maniobras de San Gregorio, los vehículos transitaban la zona con frecuencia, con el consecuente molesto ruido y destrozando las calzadas. 

Esto es solo un resumen de los antecedentes de un barrio que, desde hace más de 50 años, lucha por mejorar el bienestar de sus vecinos. Situado en la margen izquierda del Ebro, El Picarral pertenece al distrito Actur-Rey Fernando. Está comprendido entre Parque Goya, el Arrabal, el polígono industrial Alcalde Caballero (en Cogullada) y el barrio de Zalfonada. Actualmente, cuenta con unos 30.000 vecinos en más de 9.000 hogares que se reparten por las inmediaciones de la avenida de San Juan de la Peña, que vertebra el barrio de norte a sur. 

Las primeras edificaciones construidas en este barrio son de entre 1940 y 1965. Apenas cuatro años después, se fundaría la Asociación de Vecinos Picarral Salvador Allende, todavía en funcionamiento. Por aquel entonces ya estaba en marcha una entidad similar en Casetas pero la del Picarral fue la primera en el núcleo urbano de Zaragoza. 

Los fundadores fueron aquellos primeros ocupantes de varios bloques de viviendas construidos en medio de una zona industrial rodeada de escombros. Carecían de servicios mínimos y además tenían que convivir con ratas y contaminación. Gracias a su empeño, los vecinos del Picarral consiguieron, en plena época franquista, que les dejaran reunirse y pedir mejoras para el barrio. Así, se consiguió ir retirando los tanques de las calles así como frenar la expansión industrial en la zona. En su lugar, se fue dotando al barrio de servicios, como centros escolares y sanitarios, y haciendo llegar el transporte público hasta allí.

Actualmente, El Picarral cuenta con tres colegios, dos institutos, un centro de formación y seis líneas de autobús. Es un barrio urbanizado con todos los servicios y zonas verdes, un centro de salud y otro de especialidades (el Grande Covián) y tiene muy cerca el hospital Royo Villanova.

Así es el caso del Picarral, un barrio zaragozano de crecimiento espontáneo que nació con 500 habitantes obreros y empleados en la industria limítrofe. Tras más de 50 años desde que comenzara la lucha de su asociación vecinal, se ha avanzado mucho pero siempre quedan cosas por reivindicar. Ahora los esfuerzos se centran en las mejoras de tipo cultural y recreativo, ya que el barrio no dispone de centro cívico o biblioteca.

Publicidad