Jueves, 24 de Septiembre de 2020

El Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente sigue dando pasos para el desmantelamiento de la antigua fábrica de Inquinosa, en Sabiñánigo (Huesca).

El pasado jueves, 30 de julio, el Consejo de Gobierno declaró de utilidad pública las obras incluidas en el proyecto de acceso a la antigua fábrica, declarando la urgencia de los procedimientos de expropiación forzosa que sea necesario iniciar para la obtención de los bienes y derechos necesarios para la ejecución de la actuación.


Publicidad


Actualmente se realiza un seguimiento del estado de la contaminación existente en los vertederos de Sardas y Bailín, junto al ensayo de diferentes técnicas de descontaminación sobre los diferentes elementos sólidos, líquidos y gaseosos.

Sin embargo, la situación de los edificios donde se fabricó el lindano supone un riesgo grave para la salud humana y la integridad de los ecosistemas naturales, siendo especialmente sensible el medio acuático, máxime cuando la parcela en donde se ubican las instalaciones se encuentra a menos de 50 metros de la cota de máximo nivel ordinario del embalse de Sabiñánigo.

En la actualidad, el único acceso a la fábrica se realiza a través de un camino propiedad de la empresa “ERCROS, S.A.”.

Estas instalaciones han pasado a estar consideradas una “Infraestructura crítica” por la Secretaria General de Seguridad del Estado, lo que supone demoras en la tramitación de los permisos individuales y diarios para utilizar este acceso privado que condicionan y ralenticen los trabajos de mantenimiento y control de las instalaciones de la ruina industrial.

La expropiación ha sido considerada de Utilidad Pública e Interés Social por el Gobierno de Aragón y, en 2021, se prevé actuar sobre 13.000 metros cuadros, que en 2023 se convertirán en un nuevo vial.

Este vial ha sido consensuado con los técnicos de ayuntamiento de Sabiñánigo, y en el futuro, cuando terminen las actuaciones formará parte del entramado urbano de la capital del Alto Gallego.

El nuevo camino se convertirá en el acceso que de servicio al tránsito de la maquinaria pesada y vehículos para el futuro desmantelamiento de la factoría y posterior tratamiento de suelos.

Además del vial asfaltado se construirán conducciones de agua y energía eléctrica para suministrar futuras instalaciones de mantenimiento, descontaminación y control.


Publicidad


También incluye el encauzamiento de las aguas de pluviales de los alrededores de la antigua fábrica. En una fase posterior estas aguas se derivarán a una depuradora móvil para su descontaminación.

Esto se justifica en que por debajo de este enclave se capta agua para la potabilización y suministro a varias poblaciones del bajo Gállego.

También se deriva agua para la huerta tradicional y nuevos regadíos. Garantizar la calidad de agua del río para estos usos es el primer objetivo del “Plan estratégico de lucha integral contra los residuos de la fabricación de lindano en Aragón”.

DESMANTELAMIENTO DE INQUINOSA EN DOS FASES

La expropiación y futura construcción de este vial de acceso se trata de una fase previa a la descontaminación de la antigua fábrica.

Esta actuación tendrá dos fases bien diferenciadas. La primera, de derribo de los edificios y, una segunda, de caracterización del suelo del interior de las naves para su posterior descontaminación.

El actual estado de ruina de las cubiertas impide el acceso de maquinaria de sondeo al interior de las naves en condiciones seguras para los trabajadores.

Además, esta misma semana, toda la superficie de la antigua factoría ha sido declarada como suelo contaminado, por superar los niveles genéricos de referencia del Real Decreto 9/2005, por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados.

Estas declaraciones de suelo contaminado se han inscrito en el Registro de la Propiedad, para la salvaguardia del interés general.

Se trata de nuevos pasos para aumentar la seguridad y control de los emplazamientos afectados por los residuos de la fabricación de lindano en Aragón.

Publicidad