Domingo, 07 de Marzo de 2021

El juez de Menores Emilio Calatayud asegura que la gestión de la COVID-19 ha sido “nefasta” por parte de los políticos. “El Gobierno ha hecho una gestión fatal de la pandemia. Tomaron medidas tarde y ahora se lavan las manos. Y las comunidades autónomas no ponen toda la carne en el asador para asumir ahora su responsabilidad.


Publicidad


El puente del Pilar fue un desastre y en Navidad vamos a tener el desmadre”, ha asegurado el juez de Menores de Granada en un webinar organizado por CSIF Zaragoza este jueves 10 de diciembre. Ha presentado el coloquio el presidente de CSIF Zaragoza, Alberto Juan.

Respecto a las medidas y restricciones que se han anunciado para la Navidad, el juez ha sido tajante: “Yo cerraría las capitales y que cada uno pase la Navidad en su casa, sin mezclarnos. No pasa nada por perder una Navidad. Tengo una nieta de 2 años a la que hace meses que no doy un beso. Y a mis hijos los veo por Whatsapp. Ahora toca así. Ya celebraremos otras navidades. No celebramos la Semana Santa y no se acabó el mundo. Ahora lo importante es otra cosa. Yo cerraría los grandes centros comerciales y abriría los bares pequeños y las tiendas de barrio”.


Publicidad


Emilio Calatayud ha sido muy crítico con la clase política, tanto el Gobierno central como las comunidades autónomas. “Nunca deberían haberse transferido a las comunidades las competencias de educación, sanidad, justicia y seguridad. Ahora estamos pagando las consecuencias de esas cesiones y ese chantaje. Los dos grandes partidos, PSOE y PP, han sido incapaces de llegar a grandes pactos. Falta categoría en nuestros políticos. Yo quiero que el voto de un aragonés o un andaluz valga lo mismo que el de un vasco o un catalán”, ha afirmado.

Y ha sido muy crítico con la ‘ley Celaá’. “Es una vergüenza que cada gobierno apruebe su ley educativa. Y que cada vez se tenga menos en cuenta el esfuerzo y el trabajo. No puede ser que los chavales puedan pasar de curso sin hacer nada. La educación es la base del futuro. En muchas sentencias yo condeno a los chavales a estudiar. Y luego me lo agradecen mucho”, ha contado.

LAS CONSECUENCIAS DEL CONFINAMIENTO

El juez advierte de las consecuencias sociales del confinamiento, que él ya ve en su trabajo diario en los juzgados. “Durante el confinamiento aumentaron los delitos de agresiones de hijos a padres. También aumentaron las agresiones dentro del matrimonio, agresiones sexuales, casos de acoso por internet, los suicidios, y de eso no se habla. He juzgado a chavales que me contaron que estaban 18 horas enganchados a internet”


Publicidad


Emilio Calatayud tiene 40 años de experiencia como juez y es muy crítico con la falta de medios de la justicia en España. “Desde que entré en la carrera judicial, siempre pedimos lo mismo: más medios, más jueces para poder desarrollar bien nuestro trabajo. Ni siquiera tenemos sistemas informáticos compatibles entre distintos juzgados y comunidades autónomas. No interesa una justicia ni independiente ni ágil“, ha afirmado.

Publicidad