Viernes, 02 de Diciembre de 2022

El último informe de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha constado que la ladera de la margen derecha del embalse de Yesa, en Navarra, no ha registrado ninguna variación desde los trabajos de estabilización realizados en 2013.


Publicidad


En las conclusiones del último informe del mes de octubre se destaca que la ladera “no tiene movimiento significativo”, y se apunta que todas las laderas registran cierto movimiento, aunque sea imperceptible y que nunca se puede registrar un movimiento “cero”.

La información remitida por la CHE se debe a las acusaciones desde Chunta Aragonesista, principalmente, por considerar que la Confederación Hidrográfica del Ebro no podía sostener las laderas que se elevan en la zona donde se ejecuta el recrecimiento del embalse de Yesa.

Según informa esta formación política, un reciente informe de la Confederación Hidrográfica del Ebro asume la necesidad de llevar a cabo en la ladera derecha un seguimiento continuo, “puesto que no haya un movimiento significativo no supone que no se mueva y el problema esté resuelto”. Una aseveración que es rechaza por la CHE.

Advierten los aragonesistas en un comunicado que en dicho informe no se dice nada, además, de la ladera izquierda que, subrayan, en julio de 2006 sufrió un movimiento de tierras de 3,5 millones de metros cúbicos.

En el caso de Yesa, según la clasificación internacional de movimiento su ladera, el informe oficial de la CHE señala que éste “se corresponde con el umbral más bajo, denominado como extremadamente lento”.


Publicidad


En el estudio se recoge la información de los numerosos elementos de control, entre puntos de observación topográfica e inclinómetros, que monitorizan la ladera y de los que se realiza un seguimiento continuo, con mediciones semanales que permitirían conocer cualquier variación.

Los datos constatan que no se ha registrado ninguna variación en las conclusiones desde que se realizaran las actuaciones de estabilización en 2013 y que “sigue la misma línea” que los anteriores informes (el último de mayo de 2018 y como el resto, accesibles en la web de la CHE).

Los estudios avalan así que la ladera donde se asienta la presa actual y la recrecida (en ejecución y con el cuerpo de presa a un 97 %), se encuentra en situación de normalidad.


Publicidad


La CHE está ejecutando, además, las actuaciones que complementan las obras de estabilización de 2013 (que permitieron normalizar la situación de la ladera), que se centran en la excavación de la zona donde se ubicaban las urbanizaciones de Lasaitasuna y Mirador de Yesa. Trabajos a los que se sumarán las actuaciones previstas de impermeabilización y drenaje de la ladera.

El informe de seguimiento de octubre se remitió, manteniendo el compromiso adquirido, al Gobierno Foral de Navarra, Gobierno de Aragón, Ayuntamiento de Sigüés y Ayuntamiento de Yesa y además, es accesible desde la pasada semana en la web del Organismo.

Publicidad