Miércoles, 07 de Diciembre de 2022

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ya pone punto y final a la pandemia. Por lo menos a lo que se ha vivido en el último año con restricciones severas, cierres de actividad no esencial y confinamientos perimetrales.


Publicidad



Publicidad


La evolución de la pandemia en Aragón, y gracias a la vacunación que está empezando a avanzar, no serán necesarios más confinamientos tras el fin del estado de alarma del próximo 9 de mayo. Así de contundente se explicó el presidente Lambán en la Cortes de Aragón hace pocos días: La tendencia será hacia la eliminación de restricciones.

En respuesta a una pregunta del portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo, sobre los instrumentos de los que dispone la comunidad para adoptar medidas ahora amparadas por el Estado de Alarma si finalmente no se prorroga más allá del 9 de mayo.

En su intervención, Pérez Calvo ha lamentado que no haya un “plan B” a pesar de que el Consejo de Estado “le ha sacado tarjeta amarilla” al presidente, Pedro Sánchez, en este sentido y de que partidos como el suyo le han reclamado un plan de actuaciones coordinadas que no se ha llevado a cabo, y que habría hecho más efectiva la cogobernaza, y ahora “la pelota está una vez más en el tejado de las comunidades autónomas”.

UNA LEY ARAGONESA PARA IMPONER CONFINAMIENTOS

Al respecto, Lambán ha recordado que Aragón es la única comunidad que ha legislado en relación con la pandemia, lo que le permitirá afrontar el escenario posterior al 9 de mayo si no se prorroga el estado de alarma. “Ya veremos al final qué ocurre con este asunto”, ha dicho.

El presidente ha precisado que Aragón, sin correr ningún tipo de riesgo jurídico, podrá seguir ordenando cierres perimetrales de municipios y comarcas y también de provincias, y en este caso suplirían al autonómico, que no se podrá decidir, como tampoco el toque de queda.

También en lo que respecta a las restricciones vinculadas a los niveles de alerta, que también prevé la ley aragonesa.


Publicidad


“No están en el horizonte nuevas amenazas de cierres y restricciones”, reiteró Lambán, quien reclamó a los responsables políticos no marear a los ciudadanos, sino ayudarles a interpretar lo que está por venir, y en Aragón, tras el fin del estado de alarma, habrá que tender hacia la eliminación de las restricciones, eso sí, “cruzando los dedos“, porque la pandemia ha ido dando “sorpresas”.

“Creo que podemos ver el horizonte a corto y medio plazo con bastantes expectativas y de manera esperanzadora“, ha concluido Lambán

Publicidad