Viernes, 31 de Marzo de 2023

Belén trabaja ya en un nuevo protocolo de rastreos ante la inminente llegada de los test rápidos: “No es lo mismo esperar 24 horas para saber si eres positivo o conocerlo en apenas 15 minutos”, explica.


Publicidad


Esta rastreadora zaragozana, enfermera especialista en familia, ha tenido, con tan solo 24 años, que lidiar con situaciones complicadas. “Me dicen que han estado solo con sus familiares. Tienen esa falsa sensación de seguridad”, afirma Belén Sanz.

Lleva 6 meses al teléfono confirmando positivos y buscando contactos en su centro de salud del Actur Norte, en Zaragoza, y asegura que lo más duro es anunciar la enfermedad: “No se lo creen. ¿Pero si yo no he estado con nadie y llevo siempre mascarilla? Dicen. Algunos de desmoronan y otros respiran y atienden a todo lo que les dices”.

“SABEN QUIÉNES SOMOS”

Actualmente hay cerca de 260 rastreadores trabajando en Aragón. Uno de sus principales objetivos es localizar a los contactos de los casos positivos por COVID-19. “La pregunta es sencilla: ¿Con quién has estado en las últimas 24 horas?”, dice Belén. A partir de ahí hacen una doble comprobación, primero con el caso positivo y después con el contacto.

Belén recuerda que cuando empezaron el volumen de casos no era muy alto, y luego se disparó. “La gente no entendía que querías, o quién eras. Con el tiempo ya nos conocen y saben que todo lo que les decimos es para ayudarles”, apunta esta rastreadora zaragozana.


Publicidad


Es consciente de lo difícil que es estar en cuarentena, sobre todo para aquellos que no tienen síntomas o son negativos. “Y si además son autónomos o necesitan con urgencia estar en la calle para llevar el pan a sus familias…”, dice Sanz.

Respecto a si cumplen o no el confinamiento, Belén insiste en que la mayoría cumple y no se puede juzgar a todos por unos pocos. “Ojalá tuviera una frase mágica para convencerles de los importante que es que se queden en casa. No les veo la cara cuando les hablo y eso es una desventaja, pero me esfuerzo en explicarles y sobre todo les dejo que hablen y expresen”, se sincera.

Publicidad