Sabado, 08 de Agosto de 2020

El 17 por ciento de los 2.272 positivos en COVID-19 –coronavirus– en Aragón hasta el momento (398) se han producido en residencias, públicas o privadas, de mayores o de discapacitados, aunque estos centros acumulan más del 63% de los fallecimientos, con 88 muertes de las 132 contabilizadas.


Publicidad


Así se desprende de los datos proporcionados este martes por la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mariví Broto, quien ha precisado que 119 personas de estas 398 han necesitado hospitalización. Además, 50 profesionales sanitarios de estas residencias y 127 sociosanitarios han resultado contagiados.

La consejera también ha hecho referencia a los cinco centros de mayores habilitados, de forma pionera en España, como recursos intermedios para acoger o bien a ancianos que han dado positivo pero que no necesitan hospitalización o a los que se ha dado el alta hospitalaria pero que se ha considerado adecuado que pasen en ellos la cuarentena posterior.

El centro de Yéqueda (Huesca) tiene ocupadas 35 plazas de las 46 de que dispone, el de Miralbueno (Zaragoza) 27 de 47, y el de Alfambra (Teruel) 75 de 83.


Publicidad


Este mismo martes, o el miércoles por la mañana, entrará en funcionamiento el de Casetas (Zaragoza), con 128 plazas, y de manera inmediata el de Gea de Albarracín (Teruel), con 57 plazas, con lo que según la consejera en este momento hay plazas “suficientes” para atender las necesidades.

Según el gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, se ha tratado de implementar una respuesta “ágil” que ha supuesto un gran esfuerzo de suministros, contratación de personal y logística para garantizar la seguridad y la salud ciudadana, especialmente de los mayores, que corresponden al tramo de edad más afectado por la pandemia.

El IASS, en este sentido, ha abierto dos bolsas de trabajo para dar respuesta a estos centros y al resto de residencias, una para personal titulado, que ya suma mil perfiles, y otra para personal no titulado con 1.500 currículos.

En las residencias la enfermedad está mostrando “su cara más dura”, según Broto, quien ha especificado que 21.968 personas viven en alguno de los 344 centros que hay en Aragón, tanto de mayores como de discapacitados.

La consejera ha dicho también, respecto a las cuatro residencias privadas intervenidas por la administración, que la decisión ha sido sanitaria, y no asistencial, en tanto en cuanto esos centros no tenían suficiente capacidad de respuesta sanitaria. No se prevé, de momento, tener que hacerlo en algún centro más.

FALTA DE PROTECCIÓN

Respecto al material de protección y mascarillas, Santos ha especificado que el pasado sábado se enviaron a estos centros 53.000 mascarillas y 25.000 pares de guantes y que en cuanto hay material disponible se distribuye, teniendo en cuenta las grandes dificultades que hay para conseguirlo.

El IASS, desde el primer momento, ha tenido el objetivo de adelantarse a los acontecimientos y ha reordenado todos sus recursos con el único fin de atender a los más vulnerables.

Así, se actualizó la estructura de comunicación con las administraciones locales, se creó una nueva estructura para orientar la puesta en marcha de nuevos recursos, se reorientaron las funciones del teléfono de cita previa del IASS y del teléfono del mayor y se determinaron los servicios críticos, como la ayuda domiciliaria y la atención a personas tuteladas o la protección de menores.


Publicidad


La consejera, por su parte, ha reconocido que “nadie” esperaba tener que gestionar una situación como la actual, y ha agradecido la labor de los trabajadores que luchan contra la crisis y de las empresas y particulares que están colaborando de forma desinteresada.

Publicidad