Domingo, 26 de Septiembre de 2021

El parque Grande tiene una nueva acción vandálica. Esta vez varias pintadas que reivindican la libertad del rapero Pablo Hasel, condenado a prisión por encadenar varias condenas por enaltecimiento el terrorismo, injurias a la Corona y agresión a un testigo en un juicio, han aparecido en el monumento al Batallador del parque más emblemático de Zaragoza.


Publicidad


Son un total de tres pintadas que aluden a la libertad del rapero y se ven de manera clara. Según fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, se está procediendo ya a la limpieza de este acto vandálico.


Publicidad


De hecho, la ciudad de Zaragoza no ha sido ajena a la protesta en la calle como también ha ocurrido en Cataluña o en Madrid por la encarcelación del rapero Pablo Hasel, arrestado este martes en Lérida para cumplir la condena impuesta por la Audiencia Nacional.

LA PRIMERA CONDENA

En abril de 2014, la Audiencia Nacional condenó a Hasel (cuyo verdadero nombre es Pablo Rivadulla) fue condenado a dos años de cárcel por enaltecimiento del terrorismo (artículo 578 del Código Penal). El delito tuvo su origen en unas canciones subidas a YouTube en las que hablaba del terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda.

Algunas de las rimas que vertió en esas canciones fueron las siguientes:  -“¡Merece que explote el coche de Patxi López!”.  / –“Es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos”. / – “Los Grapo eran defensa propia ante el imperialismo y su crimen”.  / -“Quienes manejan los hilos merecen mil kilos de amonal”.  / -“Pienso en balas que nucas de jueces nazis alcancen”


Publicidad


Y es que en marzo de 2018 la Audiencia Nacional volvió a condenar al rapero por enaltecimiento del terrorismo, que en esta ocasión también concurrió con injurias a la Corona y a a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La sentencia incluyó una multa de 24.300 euros.

No es la única condena que ha recibido el leridano. El verano del año pasado, un juez lo condenó a seis meses de cárcel por agredir a un periodista de TV3 en una rueda de prensa en el rectorado la Universidad de Lleida.

Publicidad