Martes, 02 de Marzo de 2021

Estos últimos días se están viendo titulares que no dejan de asombrar. Tanto un puñado amplio de políticos, de casi todos los partidos políticos, vacunándose sin cumplir el protocolo establecido a otras vacunaciones que se están administrando por un “error”.


Publicidad


Y es que cuando más se necesita ser eficaz en lo prioritario para frenar la incidencia de contagios España es más España que nunca.


Publicidad


La dimisión del consejero murciano de Salud, Manuel Villegas, o las cerca de 400 personas que se saltaron el protocolo de vacunación contra COVID-19, no ha frenado las exigencias de Ciudadanos y PSOE para investigar qué altos cargos han recibido la dosis, como la alcaldesa socialista de Molina de Segura, Esther Clavero, que por el momento no renuncia.

La alcaldesa de Molina de Segura ha eludido en rueda de prensa decir si va a dimitir, pero ha aclarado que aceptará “cualquier decisión” que adopte su partido, el PSRM-PSOE, al tiempo que ha defendido que actuó “de buena fe” cuando se vacunó el pasado 14 de enero.

En el otro lado del país, el Servicio Gallego de Salud ha reconocido este jueves que hasta 17 personas han sido vacunadas en Pontevedra a pesar de que no cumplían los criterios fijados por el plan de vacunación de Sanidad, algo que han achacado a un “error”.

Tras las denuncias de diferentes colectivos sanitarios, el gerente del área sanitaria de Pontevedra, José Ramón Gómez, ha admitido que esta situación se ha producido por un “error puntual” en la elaboración del listado de sanitarios susceptibles de ser inmunizados.


Publicidad


A pesar de que en esta fase inicial solo podían recibir las dosis los profesionales que trabajan en primera línea contra el virus, acabaron siendo vacunados otros trabajadores sanitarios. Entre ellos, administrativos o informáticos de los servicios hospitalarios de Pontevedra.

“Fue un error en la elaboración de un listado pero ha tenido un impacto pequeño”, ha señalado el gerente, que ha pedido disculpas por lo sucedido y ha explicado que el personal que fue vacunado sin corresponderle representa un 0,6% del total.

Y como estos casos aún hay más por el resto del país. Ninguno en Aragón, todavía.

Publicidad