Miércoles, 31 de Mayo de 2023

En 2022 se contabilizaron 8.757 nuevos casos de cáncer en Aragón, de los cuales 1.271 fueron tumores colorrectales. El cáncer de colon es el de mayor incidencia en nuestra Comunidad en hombres y mujeres, por encima del de próstata y mama respectivamente, según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Ante esta situación, en el Día Mundial contra esta enfermedad, que se celebra este viernes 31 de marzo, el Instituto Oncológico Quirónsalud Zaragoza advierte a la población de la importancia de la detección precoz y de la trascendencia de los avances en la cirugía, dos elementos clave que ayudan a mejorar la esperanza de vida de los pacientes hasta en un 90% de los casos -si se detecta a tiempo- y facilitan el tratamiento. 

A este respecto, el doctor Rafael Uribarrena, jefe del Servicio de Digestivo del centro hospitalario, indica que “uno de los principales factores de riesgo no modificable es la edad, ya que el 70% de los pacientes que se diagnostican de cáncer de colon tiene más de 65 años. Por ello, hay que poner especial atención en las pruebas de cribado y se recomienda que las personas entre 50 y 70 años se sometan a un test de sangre oculta en heces. Si el resultado es negativo, se debe repetir cada dos años y, si es positivo, hay que programar una colonoscopia”.

En este sentido, la doctora María Tobeña, médico especialista en oncología médica de Quirónsalud Zaragoza, añade que “la tasa de supervivencia a cinco años está entre el 72% y el 91% de los casos. Esta varía en función de si el tumor afecta o no a los ganglios linfáticos regionales, por lo que cuanto más temprano sea el diagnóstico, más posibilidades hay de curación”.

Igualmente, a la hora de abordar este tipo de cáncer, el factor tiempo es crucial, ya que favorece las perspectivas con respecto al control de la enfermedad. “En relación con esto -puntualiza la doctora-, Quirónsalud Zaragoza es el único centro privado de Aragón que dispone de un equipo multidisciplinar para llevar a cabo todo el proceso de diagnóstico y tratamiento, tanto quirúrgico como oncológico, de forma coordinada y con la mayor rapidez posible”. 

TECNOLOGÍAS INNOVADORAS Y AVANCES EN CIRUGÍA

El Instituto cuenta con las últimas tecnologías más punteras. El doctor Eloy Tejero, jefe del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo, explica que “los avances en la cirugía del cáncer colorrectal facilitan el tratamiento a través de procesos mínimamente invasivos, mejorando el pronóstico oncológico. A su vez, favorecen la posibilidad de evitar la colostomía definitiva y aumentan la calidad de vida del paciente”. 

La cirugía laparoscópica es la técnica más adecuada para llevar a cabo una resección de colon o recto y tratar el cáncer en estas localizaciones. Este procedimiento minimiza la agresión quirúrgica, provoca un menor dolor postoperatorio y permite una recuperación más rápida, manteniendo los preceptos de radicalidad oncológica con una adecuada extirpación del tumor y de sus vías de diseminación. “Por ejemplo -detalla el especialista-, en Quirónsalud realizamos diversas terapias novedosas ligadas a la cirugía endoscópica. Utilizamos el método TAMIS (cirugía transanal mínimamente invasiva) para eliminar tumores benignos (adenomas vellosos grandes) o malignos en fase precoz por vía transanal, evitando la abdominal”. 

“Para cánceres más avanzados -continúa-, realizamos la terapia TATME (resección total del mesorrecto transanal). Una parte de la intervención se lleva a cabo a través del ano y la otra, simultáneamente, por el abdomen. De tal forma que facilita la definición del trabajo en la parte final del recto, que es más dificultoso cuando solo se realiza en la zona abdominal de arriba hacia abajo. El objetivo es doble: una extirpación completa del tumor y sus vías de diseminación y, a su vez, el mantenimiento de la función esfinteriana anal, evitando la colostomía definitiva”. 

Por otra parte, en 2020, el centro incorporó la ecografía endoscópica, única en la sanidad privada aragonesa. “Es una herramienta muy útil para el diagnóstico de la extensión local y regional del cáncer de recto. Mediante esta técnica, podemos ver qué nivel de penetración tiene el tumor en la pared del recto y determinar si ha afectado a los ganglios linfáticos regionales. Estos factores son determinantes a la hora de elegir el tratamiento más adecuado: una resección endoscópica o quirúrgica o, por el contrario, aplicar radioterapia y quimioterapia previa a la cirugía”, aclara el doctor Rafael Uribarrena. 

Asimismo, la Unidad de Tumores Digestivos es pionera en la implantación de prótesis autoexpandibles por vía transanal. Esto ayuda a evitar la cirugía urgente en el caso de tumores que obstruyen el colon, sirviendo de puente a una cirugía programada, tras el estudio y preparación completa del paciente y mejorando las garantías de un buen resultado. “Asimismo -añade el doctor Eloy Tejero-, los avances en la cirugía hepática abierta y, cada vez con más frecuencia, laparoscópica, en combinación con los nuevos tratamientos quimioterápicos, posibilitan la extirpación de metástasis hepáticas en pacientes con cáncer colorrectal diseminado al hígado. 

Para la doctora María Tobeña, “es fundamental implementar este tipo de técnicas y procesos quirúrgicos desde un punto de vista multidisciplinar e individualizado. Por ello, en el Instituto disponemos de un equipo de profesionales con amplia experiencia y con presencia de todas las especialidades y áreas implicadas, tanto en su diagnóstico como en su tratamiento”. 

LA IMPORTANCIA DE HÁBITOS DE VIDA SALUDABLE

El centro hospitalario también advierte que determinados factores relacionados con el estilo de vida aumentan el riesgo de padecer cáncer de colon. “Para prevenir esta enfermedad se recomienda evitar el tabaquismo y el consumo de alcohol, mantener un peso saludable e incorporar el ejercicio físico moderado a la vida cotidiana. En cuanto a la alimentación, es aconsejable llevar una dieta saludable rica en fibra, frutas y vegetales, limitando el consumo de carnes rojas y procesadas”, indica la especialista.