Sabado, 25 de Septiembre de 2021

En la residencia de ancianos de la localidad oscense de Grañén, la dirección y sus trabajadores decidieron prohibir las visitas de familiares el pasado 13 de marzo por la expansión del COVID-19. Y diecisiete días después tomaron otra decisión más que iba a cambiar sus vidas durante las próximas semanas: “Decidimos quedarnos con ellos para protegerles del virus”.


Publicidad


La directora de este centro, Alicia Morillo, atiende la llamada de HOY ARAGÓN desde el interior de la residencia donde vive desde hace más de veinte días.

“Empezamos treinta y seguimos aquí veintiuno porque nueve trabajadoras han decidido irse a sus casas por motivos diversos personales”, reconoce. Morillo insiste que el encierro fue totalmente voluntario y los trabajadores son libres de decidir si quieren abandonarlo. 

Las veintiún trabajadoras que resisten cuidan de 99 internos que, con una media de edad de 85 años, necesitan constantes cuidados y sobre todo, explica Morillo, tener la mente ocupada y ver poco la televisión. “hacemos karaokes, jugamos a la petanca en el jardín y no paramos de mantenerles activos y ocupados”, afirma.

“SE ECHARON A LLORAR”

La directora de este centro privado del Grupo de Residencias de Mayores ‘Monegros’ agradece las constantes muestras de cariño y apoyo de los familiares de los residentes a quienes quieren como si fuesen parte de sus familias.

“Cuando les contamos que habíamos decidido encerrarnos con ellos, muchos se echaron a llorar y no paraban de darnos las gracias”, explica emocionada.


Publicidad


Virginia Morillo y su equipo se reúnen cada lunes para decidir quién continúa con el encierro y quien no. “Es difícil porque esto requiere un gran sacrificio personal. Todos tenemos familias y los niños y parejas se quedan sin parte de ese apoyo estos días”, asegura Morillo y añade que “mentalmente se encuentran bien pero físicamente están cansadas”.

Desde esta residencia de mayores, convertida en un bastión contra el coronavirus, Virginia Morillo quiere mandar un mensaje: “Llevamos cerca de un mes y estamos cansadas y no sabemos cuanto más va a durar esta situación pero que sepan las familias que haremos lo posible por aguantar hasta el final porque esto no va a durar eternamente”.

Publicidad