Miércoles, 05 de Agosto de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) considera que la subida a Policía y Guardia Civil anunciada este martes en el Consejo de Ministros por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska responde más a criterios políticos, tras la crisis por el reciente cese y dimisiones en la Guardia Civil, que a una verdadera voluntad de acabar con las diferencias salariales entre estos colectivos.


Publicidad


Pese al contexto en que se ha producido este anuncio, CSIF celebra que se ejecute tras más de dos años desde la firma del acuerdo (se firmó en marzo de 2018 por el Gobierno de Mariano Rajoy), ya que pone fin a una diferencia salarial histórica existente entre la Policía Nacional y la Guardia Civil con respecto a las Policías Autonómicas, informa el sindicato en una nota de prensa.

CSIF recuerda que aún existen grandes diferencias retributivas entre empleados públicos de diferentes comunidades autónomas y administraciones. Profesionales de la Sanidad, la Educación, Prisiones o personal de la Administración General del Estado también tienen en sus nóminas diferencias sustanciales respecto a comunidades autónomas como Navarra, País Vasco o Cataluña.

En este sentido apunta que los profesionales aragoneses viven estas desigualdades, así, por ejemplo, un maestro de Aragón puede cobrar hasta 300 euros menos al mes que uno de Navarra, por las diferencias en los complementos autonómicos. Y los médicos y enfermeros aragoneses cobran por las guardias unos 300 euros menos al mes que los sanitarios de Cataluña o País Vasco.

Además, la carrera profesional de los trabajadores del Salud en Aragón está suspendida a pesar de estar reconocida, y el resto de complementos está muy por debajo de la media nacional.

Desde CSIF esperan que este acuerdo del Consejo de Ministros abra el camino a poner fin de manera definitiva con las diferencias retributivas existentes entre los empleados públicos de las distintas administraciones, y reclaman garantías de que las políticas económicas que se apliquen después de la pandemia no conllevarán recortes salariales o de empleo público.

Publicidad