Martes, 04 de Octubre de 2022

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, y el subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, han copresidido este miércoles la segunda reunión de la Junta Local de Seguridad celebrada con motivo de la suspensión de las Fiestas del Ángel.

El fin de la reunión era ultimar los detalles de las actuaciones a realizar para asegurar que se cumple con las normas establecidas a causa de la pandemia de coronavirus en las fechas en las que deberían celebrarse dichas fiestas.


Publicidad


PLAN ESPECIAL NO VAQUILLA

“Tenemos que seguir siendo muy cautos, especialmente a título individual”, indicaba, señalando que desde el Ayuntamiento, la Subdelegación del Gobierno de España y la Delegación del Gobierno de Aragón “se está haciendo todo lo que está en nuestras manos para garantizar esa seguridad”.

Desde la semana pasada se está llevando a cabo una campaña de concienciación haciendo un llamamiento a la responsabilidad.

“Tengo que agradecer a Interpeñas y a las directivas de todas las peñas la inmensa labor que están haciendo en esa concienciación”, destacaba, haciendo referencia a los mensajes que las peñas están enviando a través de distintos medios. El agradecimiento se hace extensible a los hosteleros.

CONTROL EN VARIOS PUNTOS 

Toda la plantilla de la Policía Local va a estar trabajando, con turnos reforzados. Desde la semana pasada los agentes han visitado “uno por uno” los establecimientos para recordarles los aforos permitidos y las normas a seguir durante todo el verano, y también estos días de la No Vaquilla.

Este viernes comenzará a verse más policía en la calle, y especialmente el sábado se establecerán dispositivos especiales durante todo el día en la Plaza del Torico para controlar la afluencia de personas, permitiendo el paso por la plaza y la estancia en las terrazas, pero no las aglomeraciones.


Publicidad


También habrá otro dispositivo especial en la Plaza Bolamar, conocida zona de bares de copas de la capital. “Podrá haber gente en el interior de los bares dentro del aforo permitido, pero la policía va a tratar de que, una vez que esas personas abandonan el local, no se produzcan aglomeraciones en la calle”, puntualizaba Buj.

También habrá rondas policiales por los lugares donde en la Vaquilla es habitual que se celebren botellones, como en las zonas de las estaciones de tren o de autobuses, o la Fuente Cerrada, entre otros. “En caso de que la policía los disuada y vayan a otro sitio, vamos a estar pendientes porque habrá medios especiales para que se disuelvan”, avisaba.

Publicidad