Sabado, 12 de Junio de 2021

Sí a rebajar el toque de queda y sí al confinamiento domiciliario. Así se expresan la mayoría de gobiernos autonómicos, tanto presididos por el PSOE, como Baleares o Castilla-La Mancha, como por el PP, como Andalucía y Murcia, ven bien que las regiones puedan adelantar el inicio del toque de queda, un asunto que se tratará en el Consejo Interterritorial de este miércoles.

Entre ellas, también se plantea el confinamiento domiciliario en próximas semanas ante la grave incidencia de COVID-19 en sus comunidades.


Publicidad


Por el momento, Aragón no se ha pronunciado ni a favor ni en contra. El gobierno que preside Javier Lambán considera que las medidas anunciadas recientemente por Aragón, de más restricción horaria en actividad no esencial, el confinamiento de sus capitales y varios municipios de más de 10.00 habitantes y el toque de queda a las 22.00 horas, serán suficientes por el momento.


Publicidad


Todos los dirigentes autonómicos que se han pronunciado este lunes han coincidido en la necesidad de flexibilizar las medidas para que las comunidades puedan establecer el toque de queda antes de las diez de la noche, tal y como ya ha hecho Castilla y León al aplicarlo unilateralmente a las ocho de la tarde.

Una decisión que el Gobierno ha recurrido ante el Tribunal Supremo por vulnerar el decreto de estado de alarma, que establece el límite de inicio a las diez de la noche. El Ejecutivo central ha presentado este recurso después de abrirse a modificar el toque de queda, algo que, sostiene, se debe hacer con cobertura legal.

UN ASUNTO A TRATAR

Según ha avanzado la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, será en el próximo Consejo Interterritorial de Salud del miércoles cuando las comunidades autónomas puedan adoptar la decisión de ampliarlo en “una decisión de consenso”, no unilateral.

Comunidades gobernadas por el PP han celebrado el posible cambio en el toque de queda. Como Andalucía, cuyo presidente, Juanma Moreno, ha considerado que el Gobierno “no tiene otra opción” que acceder a la petición de varias comunidades autónomas al respecto, porque es algo de “sentido común”.

Para el presidente andaluz, si en su comunidad se ha decretado el cierre de la hostelería y el comercio a las 18.00 horas, es “lógico” que el toque de queda comience a las 20.00 horas. “Si tenemos las competencias, debemos tener también los instrumentos”, ha sostenido.


Publicidad


En la misma línea se ha pronunciado su colega de partido el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, el que abrió este debate al adelantarlo en su comunidad desde este sábado. Mañueco ha pedido al Gobierno que “mueva ficha” y “modifique el estado de alarma para que no haya ningún tipo de controversia jurídica”.

Sobre el toque de queda castellanoleonés ha hablado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien ha pedido a los ciudadanos de la comunidad que lo respeten hasta que el Supremo, que se reunirá mañana para tratar el asunto, se pronuncie.

El gobierno murciano, en boca de su consejero de Salud, Manuel Villegas, también ha pedido cambiar el decreto de estado de alarma para poder adelantar el toque de queda u ordenar confinamientos domiciliarios por pueblos o comarcas.


Publicidad


En la región, a partir del miércoles se cerrarán a las ocho de la tarde tiendas y centros comerciales, con la idea de “vaciar las calles lo máximo posible”.

Preguntada por este asunto, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha dicho que su gobierno “respeta cada decisión contra el virus que adopte cualquier comunidad“, algo que “no ha ocurrido siempre”, ha añadido, con la Comunidad de Madrid.

Gobiernos autonómicos socialistas también han apoyado el cambio, como es el caso del balear, cuya portavoz, Pilar Costa, se ha mostrado partidaria de modificar el decreto para adelantar el toque de queda.

El Govern de las islas, que tiene una de las incidencias más elevadas de España, estudiará aplicarlo si se permite adelantar, en línea con la medida de cerrar los comercios no esenciales a las 20.00 horas que ya se aplica en el archipiélago.


Publicidad


También el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Paje, cree necesario modificar el decreto de estado de alarma para fijar la prohibición de salir a la calle a las ocho de la tarde, en el día en que su gobierno ha adelantado el toque de queda a las diez de la noche.

Y el de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha planteado que en el Consejo Interterritorial se evalúe si el estado de alarma actual da “todas las respuestas” que reclaman las comunidades, y desde el diálogo se busque “una solución positiva”.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se ha mostrado asimismo de acuerdo con adelantarlo, aunque ha recordado que lo tiene que aprobar el Gobierno central.


Publicidad


Para Revilla, ante la tercera ola hay que tomar medidas para restringir la movilidad, ya que “el confinamiento domiciliario no va a ser posible”. En su opinión, las 21.00 horas podría ser “una hora de referencia” para el toque de queda, con comunidades que lo establezcan una hora antes y otras una hora después.

Publicidad