Lunes, 08 de Agosto de 2022

Dos zetas simétricas unidas en forma de lazo recordarán a las víctimas del COVID19 en la plaza de Santa Engracia una vez que finalice la remodelación de este espacio. El tributo con el que el Ayuntamiento de Zaragoza les rendirá homenaje estará situado frente a la fachada del edificio de Correos, en la zona más próxima al Paseo Independencia.


Publicidad


El alcalde Jorge Azcón ha presentado hoy los detalles en un acto en el que ha estado acompañado por la presidenta de la Asociación de Víctimas y Afectados por la covid-19 en Aragón, Mar Martín y la consejera de Infraestructuras, Patricia Cavero.

Las dos Z que componen el tributo constituyen un símbolo de la ciudad de Zaragoza. El lazo estará apoyado en el suelo en uno de los extremos y de ahí se irá elevando, de forma que describirá un plano inclinado hasta una altura máxima de 90 cm. Estará compuesto por una bandeja de acero inoxidable con láminas de acero corten y su parte superior dispondrá de losetas de granito negro pulido.

Además el perfil de acero tendrá cantos romos, especialmente en la parte situada junto al pavimento, para evitar accidentes y servir de señalización para personas con problemas de visión evitando que puedan golpearse contra los laterales del monumento. En este sentido, el monumento se ha diseñado para integrarlo en un espacio inclusivo y accesible. La zona dispondrá así mismo de dos bancos para ofrecer comodidad en el momento de recuerdo y diálogo interior de las personas que lo deseen.


Publicidad


El tributo irá acompañado por una placa con el escudo de Zaragoza en el que se podrá leer ‘La Muy Benéfica Ciudad de Zaragoza recuerda aquí a cuantas personas perdieron en ella la vida, víctimas de la letal enfermedad de la covid que afligió a sus habitantes, como a los del resto de Aragón y España, y de otras partes del mundo. En esta inscripción se perpetúa, conmovida, su memoria’.

LA REMODELACIÓN DE LA PLAZA

El tributo a las víctimas del COVID-19 se instalará una vez que finalice la reforma integral de la plaza que está llevando a cabo el área de Infraestructuras, que pasará a ser un espacio peatonal accesible y armónico con la basílica de Santa Engracia y el resto de edificios de interés.

Al ser plataforma única, situada toda al mismo nivel, Infraestructuras va a colocar bandas de señalización podotáctil en los límites de la plaza y en las zonas de cruce peatonal preferente para evitar que las personas con discapacidad visual puedan desorientarse en su interior. El pavimento en relieve se combinará para ello con líneas direccionales de granito negro que ofrecen mayor contraste y visibilidad.

El pavimento estará además salpicado de grietas verdes (lágrimas de vida), en recuerdo a la huerta que hubo antiguamente en esta zona. Se completarán con zonas ajardinadas y con la plantación de nuevos árboles de porte mediano.


Publicidad


A lo largo de esta semana finalizarán también las labores de documentación de los últimos restos arqueológicos aparecidos en la parte próxima a la calle Costa, que corresponden a los muros del Monasterio de Santa Engracia.

Los trabajos están siendo realizados por el servicio de arqueología municipal en coordinación con Patrimonio del Gobierno de Aragón, que está supervisando todas las obras. Cuando concluya la fase de documentación, se procederá a proteger los restos con geotextil y con una capa de zahorra natural antes de colocar el nuevo pavimento.

Publicidad