Martes, 06 de Diciembre de 2022

Tras poco más de cuatro años, desde aquella tanda de penaltis que eliminó a España del Mundial de Rusia, el combinado nacional vuelve a la fase final de una Copa del Mundo. Esta vez en Qatar, situado en una zona geográfica donde nunca antes se había disputado un evento de este nivel. El espectacular estadio Al Thumama con un aforo de 40.013 ,según las cifras oficiales de la FIFA, ha sido testigo de un partido histórico de la historia de los mundiales y posiblemente, el mejor de España en mucho tiempo.


Publicidad


En la fan zone situada a las puertas del estadio los aficionados españoles observaban ansiosos el partido entre Alemania y Japón buscando el resultado más benévolo para el combinado español, demostrando alegría, tras la remontada nipona. En el interior del estadio, los aficiones situados en dos zonas; en el fondo de la portería que ha defendido Keylor Navas durante la primera parte, y tras el banquillo español, los familiares de la comitiva española, también, jugadores como Santi Cazorla y Javi Martínez actualmente jugando ambos en la liga qatarí y el cantante Juan Magan, que durante los días previos al partido ha dado conciertos en Qatar.

Tras sonar el himno nacional en tierras de Oriente Medio ante la atenta mirada desde el palco presidencial del Rey Felipe VI, acompañado del presidente de la FIFA, Gianni Infantino y del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ha dado comienzo el partido.
Partido sólido, vertical y controlado en todo momento por la selección española ante los ticos que no supieron reaccionar en ningún momento. Gavi, elegido el MVP del partido, ha sido de los favoritos de la afición presente en las gradas de Al Thumama junto con un sorprendente Balde.

La afición española ha abandonado el estadio eufórica e ilusionada, con ganas de sellar la clasificación a octavos de final el próximo domingo contra Alemania en Al Bayt, a las 20:00 horarios peninsular.

*Ricardo M. Sánchez

Publicidad