Lunes, 02 de Agosto de 2021

La quinta ola del COVID19 también tiene sus efectos en el personal sanitario que en el último mes ha visto como se ha multiplicado por 6 los casos diagnosticados pasando de 319 (casos diagnosticados en los últimos 14 días) a los 1.957, según los últimos datos del Centro de Coordinación Alertas y Emergencias Sanitarias.

Por regla general, estos casos suelen ser asintomáticos o con síntomas leves, si bien deben guardar cuarentena con lo que ello supone para unas plantillas mermadas y que vuelven a estar en una situación crítica como consecuencia del incremento de las consultas por esta quinta oleada. Además, a estas cifras se suman los miles de profesionales que se han quedado con secuelas (físicas y psicológicas), otros que sufren COVID Persistente y que se encuentran en una situación de desamparo ya que en muchos casos se les obliga a darse de alta por finalizar el tiempo para su Incapacidad Temporal a pesar de no haberse recuperado. Esto se debe a un vacío en la regulación ante estas situaciones extraordinarias que quedan sin cobertura, unido a la infradeclaración de los contagios como accidente de trabajo y las dificultades para el reconocimiento de la Enfermedad Profesional.

Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, se han dirigido al Ministerio de Sanidad y a las diferentes consejerías autonómicas para trasladarles el malestar de las plantillas por la falta de recursos humanos, ya que no hay personal suficiente para atender la presión asistencial y cubrir los contratos de verano. En este sentido, CSIF lamenta la falta de previsión del Consejo Interterritorial, que una vez más se ha puesto en evidencia con la evolución de la pandemia.

Incremento de las consultas, cierre de camas y centros de Atención Primaria en la práctica totalidad de las autonomías, unido a la falta estructural de personal y la llegada de personas desplazadas por sus vacaciones de verano, la campaña de vacunación y la ‘explosión de contagios son factores que han vuelto a poner en jaque a la sanidad española. Ante esta situación, CSIF reclama a Sanidad que lidere de manera urgente las reformas que requiere el Sistema Nacional de Salud para mejorar el nivel de calidad en la asistencia y las condiciones laborales.

Tras la petición por escrito de CSIF, Sanidad ha anunciado la convocatoria de la mesa de temporalidad para el próximo día 27. Desde la irrupción de la pandemia, CSIF ha reclamado un refuerzo de las plantillas. El COVID19 ha puesto al descubierto las debilidades de la Sanidad provocando una situación en muchos momentos al borde del colapso a centros de salud y hospitales de toda España. En materia de personal, las diferencias con la UE arrojan un déficit de 285.235 profesionales. La sanidad requiere de un plan estratégico a 5-10 años para situarnos en la media europea y recuperar los niveles de calidad con los que se planteó el Sistema Nacional de Salud desde sus inicios. Igualmente, desde CSIF ya hemos denunciado la falta de financiación que sufre la Sanidad que se encuentra más del 15 por ciento de la media de la UE. Por ello, debemos invertir fondos europeos para reforzar el SNS en el marco del Plan de Reconstrucción y devolver a nuestra sanidad a la normalidad lo antes posible, ante el alarmante incremento de las listas de espera en todos los ámbitos (consultas, pruebas diagnósticas, intervenciones). Estos fondos deben servir igualmente para dignificar las condiciones laborales de los/as profesionales de la Sanidad.

Publicidad