Sabado, 25 de Septiembre de 2021

Los efectos del confinamiento, con el aislamiento, el distanciamento social y el cierre de fronteras han tenido un efecto muy profundo en la ralentización del contagio del coronavirus en España.

La pregunta más evidente al conocer las cifras que superan las 18.000 víctimas a nivel nacional, y más de 500 en Aragón, es: ¿Cómo hubiera sido el impacto de la pandemia si las medidas de confinamiento se hubieran establecido antes?


Publicidad


Es una de las conclusiones del estudio How effective has been the Spanish lockdown to battle COVID-19? A spatial analysis of the coronavirus propagation across provinces (¿Cómo de efectivo ha sido el confinamiento español en la batalla contra el COVID-19?), de Luis Orea e Inmaculada C. Álvarez del Departamento de Economía de la Universidad de Oviedo publicado el 13 de abril.

Entre sus conclusiones, se detalla que la epidemia de coronavirus en el país se originó en los municipios con mayor densidad de población. Principalmente, áreas con decenas de miles de habitantes, en un entorno más conectado con el turismo extranjero o con conexiones aéreas con el foco de contagio en Italia.

ZARAGOZA, SENSIBLE AL CONTAGIO

En esta conclusión, se evidencia que la ciudad de Zaragoza es el principal foco de contagio de toda la comunidad aragonesa. Su disposición empresarial permite un contacto diario con otros núcleos con mayor densidad, como Madrid, Barcelona o Valencia.

A su vez, el turismo chino -país donde se expandió la epidemia- es de los más predominantes en el centro histórico de la capital aragonesa. Otro de los factores, es la conexión mediante un vuelo semanal con Bergamo (Italia), donde el virus azotó con virulencia, propició la llegada con facilidad a Zaragoza.

Por último, y no menos importante, la llegada de universitarios o trabajadores a la comunidad aragonesa los días previos al decreto del estado de alarma, por regresar a su población natal aunque residan habitualmente en otras poblaciones, facilitó el contagio. Un factor clave para extender el contagio a los municipios más pequeños.

¿Y SI EL CONFINAMIENTO HUBIERA SIDO ANTES?

Otra de las dudas es conocer si el confinamiento ha sido efectivo. Desde el pasado 15 de marzo, hace ya un mes, el Gobierno de España decretó un estado de alarma que confinaba a la gran mayoría del país -salvo trabajadores esenciales- en sus domicilios. Un cerrojazo al contacto social como nunca en la historia.


Publicidad


Y sí, ha funcionado. Los autores del estudio reconocen que el bloque implementado ha reducido considerablemente el número de contagios, y por tanto de potenciales víctimas por coronavirus.

En concreto, se han reducido un 79,5% los contagios. Según el estudio, 25.757 personas no han necesitado tratamiento médico en la unidad de cuidados intensivos por el confinamiento.

Una cifra que detalla el logro del confinamiento: evitar el colapso de los servicios sanitarios por la alta demanda de contagiados con necesidades médicas urgentes. No hubiera habido unidades de cuidados intensivos ni para la mitad de los contagios evitados.

Otra de las preguntas que se hacen en el estudio, y que resulta ser la más relevante, es que si las medidas de confinamiento se hubieran adoptado antes cómo se hubiera comportado el virus en el contacto social. Y la respuesta es clara: Si se hubiera aplicado el confinamiento el 7 de marzo -un día antes de las manifestaciones masivas del 8M- se habría reducido un 62,3% los contagios en España. 


Publicidad


Esta predicción, en base al estudio universitario, asegura que de aplicarse el 7 de marzo el confinamiento se hubiera evitado el colapso en los centros hospitalarios del país. El número de casos se hubiera reducido a 47.766 el día 4 de abril, y no 136.859 contagios que se contabilizaron ese día.

En el caso de Aragón, el impacto de haberse adoptado la medida de confinamiento el 7 de marzo está cuantificado. Y el resultado es esclarecedor.

Concretamente, el estudio detalla que con un confinamiento decretado por el Gobierno de España una semana antes del decretado finalmente, en Zaragoza se hubiera reducido la expansión del coronavirus un 91,3%, en Huesca un 68,8% y en Teruel 95,8%. 

En cifras más concretas, cada 100.000 habitantes, Zaragoza hubiera tenido entre 15 a 50 casos, Huesca entre 50 a 100 infectados y Teruel de 0 a 15 casos.

14 DE MARZO: EL FRENAZO AL VIRUS

La aplicación del decreto del estado de alarma el 14 de marzo, y por tanto del confinamiento masivo, ha evitado en un 91.1% el contagio del virus en la población aragonesa.

Sin confinamiento el impacto de la epidemia en Aragón hubiera sido devastador. La comunidad hubiera tenido casi 3.000 víctimas por coronavirus. Lo cual, se suma a las 17610 hospitalizaciones que hubieran sido demandadas o hasta 2584 ingresos en cuidados intensivos.


Publicidad


En las conclusiones del estudio, los autores puntualizan que el confinamiento vigente “ha sido una herramienta efectiva para contener el brote de COVID-19 en España. Sin embargo, creemos que hubo una falta de previsión por parte del Gobierno español, ya que no pudo anticipar el desarrollo real de la epidemia de coronavirus en España”.

Publicidad