Domingo, 07 de Marzo de 2021

La ciudad de Zaragoza aún mantiene el operativo de limpieza de calles tras la histórica y extraordinaria nevada que ha dejado la borrasca ‘Filomena‘, sólo comparable a un temporal similar que ocurrió en 1932. El Ayuntamiento de Zaragoza confía en que todas las calles vuelvan a la normalidad, sin placas de hielo ni ninguna incidencia, antes del jueves.


Publicidad


El dispositivo implantado por el Ayuntamiento de Zaragoza, desde el área de Servicios Públicos, se activó con un plan de emergencias el jueves, día 7 de enero, con un nivel amarillo de alerta que luego fue elevado a naranja y, definitivamente, a rojo el día 9 de enero, siendo la primera vez en la historia que se activó un nivel tan alto de alerta.

En total, Zaragoza movilizó a más de 700 personas (bomberos, policía local, limpieza, etc), intervino en 400 ramas desprendidas y esparció 300 toneladas de sal.

Sólo en el periodo en el que estuvo activo el Plan de Emergencias municipal se realizaron casi 200 intervenciones de Bomberos y más de 480 de Policía Local, en todos los distritos del casco urbano y de los barrios rurales.


Publicidad


Las incidencias fueron muy puntuales, y sin casi afecciones alargadas en el tiempo. En la red de transporte urbano se contabilizó alguna incidencia en la mañana del sábado cuando la ciudad estaba en su máxima densidad de nieve. Entre otras incidencias, Limpieza Pública intervino en la tala de 51 árboles por ser un peligro de caída en la vía pública.

La consejera de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, ha explicado en rueda de prensa que el plan de poda extraordinario que ha implantado el Ayuntamiento durante los últimos meses ha evitado grandes problemas de afecciones o, incluso, daños materiales o personales.

“Zaragoza ha vuelto a la normalidad en un tiempo récord con afecciones muy puntuales en una ciudad no acostumbrada a estas nevadas”, ha remarcado Natalia Chueca.

El único punto que queda por minimizar la afección de la borrasca Filomena está en las aceras, especialmente en los barrios que más se han visto afectados, como Valdespartera por estar en una mayor altitud respecto a otras áreas de la ciudad. “Seguimos con un mayor nivel de trabajo para despejar el barrio“, ha dicho.

Publicidad