Sabado, 19 de Junio de 2021

El Ayuntamiento de Zaragoza pretende mediante el ‘Proyecto de protección y puesta en valor de la muralla romana’ darle el valor patrimonial que tiene al entorno romano situado en la avenida Cesar Augusto, cuyo presupuesto de la primera fase asciende a 790.000 euros, que se prevé que se extienda en dos anualidades, y un plazo de ejecución de ocho meses comenzando en 2021.

El proyecto, que afecta a los vestigios romanos en esa ubicación, está dirigido y redactado por el arquitecto municipal José Javier Gallardo, del Área de Arquitectura de la Consejería de Urbanismo, en colaboración con los miembros de la Dirección de Arqueología de la Consejería de Cultura y Proyección Exterior.


Publicidad


La vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura y Proyección Exterior, Sara Fernández, explica que supondrá la “consolidación y recuperación” de los vestigios romanos de esta parte de la muralla romana y se acometerá en tres fases.

La primera que sale a información pública, afectará a la parte que comprende desde el Torreón de La Zuda hasta la antigua Puerta de Toledo, que en su día se levantaba donde se encuentra la estatua del emperador Cesar Augusto.

La segunda fase, cuyo proyecto está en fase de redacción, se centrará en el entorno del Torreón de La Zuda hasta el paseo Echegaray y Caballero; y la tercera fase planteará la restauración del Torreón de La Zuda, tanto interior como exterior, con la intención de que pueda albergar en un futuro un espacio museístico de interpretación de los vestigios de la antigua muralla romana que rodeaba la ciudad.


Publicidad


Para el planteamiento de todos estos trabajos, el Área de Arquitectura ha empleado las tecnologías más novedosas a la hora de levantar los plano, ha contado Sara Fernández, para detallar que se ha utilizado tecnología láser, fotogrametría y drones para reproducir “al milímetro” cada uno de los elementos de este conjunto patrimonial declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

FASE UNA EN TRES TIEMPOS

Los trabajos de la primera fase, que se afrontarán en 2021, suponen tres acciones concretas. Por un lado, se sacarán a la luz los restos arqueológicos de la antigua Puerta de Toledo, para lo que será necesario retirar la actual estatua de Cesar Augusto.


Publicidad


Posteriormente, se realizará una limpieza, consolidación y restauración de las estructuras y sillares que componen todo el entramado de la muralla hasta el Torreón de La Zuda, a la vez que se instauran mecanismos y protecciones, en la zona de coronación, frente al desgaste provocado por las inclemencias del tiempo como las precipitaciones.

Por último, se realizará una adecuación de todo el perímetro y la zona de protección, lo que supone la sustitución de las barandillas actuales por elementos más acordes y actualizados con el entorno.

Publicidad