Lunes, 30 de Enero de 2023

Más de 7,25 millones de euros. Esta es la inversión que va a destinar el Ayuntamiento de Zaragoza en dos centros cívicos de la capital aragonesa. La mayor cantidad, un total de 6.363.995 euros, se han asignado al proyecto de unas instalaciones largamente demandadas por los vecinos: el nuevo Centro Cívico Hispanidad, que se levantará en un solar municipal de 7.400 metros cuadrados en la calle Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles.


Publicidad


El proyecto, presentado por el consejero municipal de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, junto al consejero de Participación y Relación con los Ciudadanos, Javier Rodrigo, y con la asistencia de representantes vecinales y sociales, comenzará el próximo año con la primera fase de un edificio que tendrá un total de 3.194 metros cuadrados construidos.

El inmueble, diseñado por el arquitecto José Javier Gallardo, tendrá dos volúmenes conectados que facilitarán la accesibilidad y la interdependencia de usos, con el objetivo de alcanzar la sostenibilidad funcional. Uno de los volúmenes (1.380 m2 construidos) se desarrollará en planta baja y contiene la Sala Multiusos y la zona de exposiciones.

El otro, con 1.810 m2 construidos, estará conectado al anterior para formalizar una planta en ‘V’, que se desarrolla en dos alturas: la planta baja (905 m2 construidos) incorpora la recepción, el Centro de Convivencia de Mayores y el Bar-Restaurante; mientras que en la planta segunda (882 m2 construidos) se ubican los talleres, las salas de actividades físicas y culturales, una sala de estudio y la biblioteca.

El edificio se ha planteado en dos fases. La primera, ya descrita, y una segunda fase que incorporará la Casa de Juventud, el Centro Infantil de Tiempo Libre y el espacio exterior para la práctica deportiva y las actividades culturales.

Serrano y Rodrigo, junto a miembros de entidades vecinales, en la presentación del proyecto / Ayto. Zaragoza

La actuación pretende “dotar al barrio de un centro cultural y sociotécnico que permita actividades multidisciplinares para todos los públicos”, destaca Víctor Serrano. Este proyecto está llamado a generar una red de conexiones interdependientes en el ámbito comunitario, englobada en la escala de barrio, albergando usos habituales demandados por su área de influencia.

Además, siguiendo los proyectos sostenibles y energéticamente neutros, el diseño del edificio atiende a aspectos ecológicos, energéticos y de mantenimiento. “Se han contemplado medidas pasivas y activas para reducir consumos y producir energía, pero también para hacer visible esa información de cara a sus usuarios, compartirla de manera abierta y cercana como un ejercicio pedagógico”, apunta Serrano.

Asímismo, el proyecto planea la vida útil del edificio desde su periodo inicial hasta un posible cambio de uso futuro. La cubierta del volumen desarrollado en dos plantas es vegetal y la envolvente se materializa con acristalamientos eficientes y el aislamiento extra de muros y cubiertas. “Los sistemas de iluminación son de tecnología led, con detectores de presencia, los equipos eléctricos están optimizados y se implantarán sistemas de gestión de la energía”, detalla el consejero de Urbanismo y Equipamientos.

La climatización (calefacción, aire acondicionado y ACS) combinan la aerotermia, la producción fotovoltaica en cubierta y la ventilación optimizada. Además del autoconsumo, el proyecto se plantea para la futura inclusión del equipamiento en una comunidad energética para la obtención y venta del excedente de energía eléctrica.

El proyecto del CC Hispanidad se abrirá a exposición pública para la incorporación de mejoras y sugerencias de las entidades vecinales y sociales del distrito, así como de cualquier ciudadano, y se espera tenerlo aprobado antes de finalizar el año. De esta manera, con la llegada de los nuevos presupuestos municipales, el proyecto, tras su licitación y adjudicación, podría comenzar sus obras a mitad de 2023.

AMPLIACIÓN DEL CC LA ALMOZARA

Por su parte, el Gobierno de Zaragoza ha aprobado la adjudicación de las obras de ampliación del Centro Cívico de La Almozara, aprovechando el edificio del antiguo centro de salud del barrio, que actualmente está sin uso. El plazo de ejecución de los trabajos será de 10 meses y la empresa seleccionada para llevarlos adelante será BLUEDEC.

El importe de las obras asciende a 886.053,73 euros (IVA incluido). Con esta adecuación, el equipamiento municipal de La Almozara ganará cerca de 7.300 metros cuadrados, distribuidos en una planta baja, primera y segunda. “Supone que una reivindicación que venían haciendo los vecinos por tener mejores servicios y espacios en el centro cívico, se va a ejecutar a lo largo de este mandato, de hecho las obras podrían arrancar a finales de año, principios del siguiente. Una vez más demostramos que aquellos proyectos de los que siempre se hablaba y nunca se hacían, este Gobierno los ha puesto en marcha”, asegura el consejero de Urbanismo y Equipamientos.

Los trabajos de ampliación son la primera fase de una intervención global en el conjunto de los equipamientos municipales de la parcela. Esta primera parte consiste en una rehabilitación interior para dar un uso al edificio, ampliando los espacios del centro cívico, Junta de Distrito y Centro Municipal de Servicios Sociales. De este modo, el edificio funcionará de manera autónoma e independiente del Centro Cívico, respetando el actual acceso por la calle Batalla de Almansa, disponiendo de una recepción conjunta en la planta baja junto a la entrada.

Así, en planta baja se ubicarán las dependencias de la propia Junta de Distrito, los servicios administrativos y el despacho del concejal del distrito. Asímismo, se van a realizar despachos para cada grupo político y una sala de juntas.

La planta primera estará dedicada al programa completo de servicios sociales, con despachos individualizados interconectados, zona de archivo, salas de reuniones y salas de trabajo en grupo. Y la segunda planta, debido a la poca superficie utilizable, se va a acondicionar para uso restringido, no solo de instalaciones, sino también de almacén, archivo o incluso vestuario o zona de descanso.

El antiguo Centro de Salud, con fecha de construcción de 1988, se encontraba, según el proyecto redactado por el Servicio de Arquitectura del Área de Urbanismo, en estado de abandono y vandalizado. A pesar de la situación, los técnicos municipales ya establecieron que la distribución del espacio se encuentra en buen estado, con despachos independientes conectados dos a dos.


Publicidad


En el edificio del antiguo ambulatorio no era posible realizar grandes modificaciones dado que conserva todavía la mayor parte de los muros de carga, pero encaja perfectamente la propuesta que se ha realizado y que pronto será una realidad para el uso de los vecinos del barrio zaragozano.

Publicidad