Domingo, 02 de Octubre de 2022

Que la Navidad es un periodo donde los gastos se disparan es un hecho. Por ello, aprovechar cualquier promoción es una buena oportunidad para que la economía no quede tan mal parada. En Zaragoza es posible ahorrarse bastantes euros gracias a la campaña ‘Volveremos si tú vuelves’, puesta en marcha por el Ayuntamiento, encaminada a favorecer las compras en el comercio local.

La segunda edición de la campaña, que arrancó después del verano y que bonifica las compras que se realizan en establecimientos comerciales y hostelería, permite acumular entre un 20% y un 30% del importe de las compras para luego gastarlo en los comercios asociados, que se reparten tanto en la ciudad como en los barrios rurales.

Para poder beneficiarse de los descuentos, las compras tienen que hacerse antes del final de la campaña, es decir, antes del 31 de diciembre, por lo que sólo quedan estos días antes de fin de año para beneficiarse de estos descuentos, apropiados para las realizar las compras de Reyes que todavía no se hayan realizado.

A TRAVÉS DE LA APP O DE LA TARJETA LAZO

En concreto, la campaña, de la que los ciudadanos pueden beneficiarse a través de la app puesta en marcha por el Área de Economía del Ayuntamiento de Zaragoza, así como a través de la Tarjeta Lazo, permite acumular el 20% de las compras realizados en los comercios de la ciudad, y alcanzan el 30% en los establecimientos hosteleros, así como en los comercios y restauración de los barrios rurales.

Para conocer los establecimientos adheridos, existe un listado dividido por sectores que puede consultarse tanto a través de la app como de la página web de la campaña. Existen comercios de todo tipo, desde moda, pasando por librerías y papelerías, hasta farmacias o tiendas de alimentación.

La iniciativa nació el año pasado para paliar las consecuencias generadas por el COVID-19 a través del fomento y la reactivación del consumo en establecimientos locales. Sólo en 2020, un total de 52.000 ciudadanos se sumaron a esta iniciativa.

Publicidad