Martes, 21 de Marzo de 2023

El Centro Penitenciario de Zuera contará con una unidad canina propia con el propósito de prevenir la introducción y el consumo de droga en prisión, en el marco de las nuevas unidades caninas que se van a implementar en las prisiones de la Administración General del Estado.

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, ha inaugurado este lunes en Burgos el curso formativo para los profesionales que estarán a cargo de las doce nuevas unidades caninas.

Estos equipos cinológicos se sumarán a los once ya distribuidos por toda la geografía española. “La creación de las nuevas unidades supone un refuerzo en la estrategia diseñada por la Administración Penitenciaria para prevenir y evitar la introducción y el consumo de droga en prisión“, ha subrayado Ortiz, al tiempo que ha indicado que se trata de “un compromiso claro con el deber de velar por la salud de las personas privadas de libertad“.

Los centros penitenciarios que contarán con nuevas unidades son Zuera (Zaragoza), A Lama (Pontevedra), Castellón II, Ceuta, Las Palmas II, León, Madrid V, Madrid VII, Murcia II, Teixeiro (A Coruña), Topas (Salamanca) y Valencia. Estos equipos prestarán servicio, además, a otras prisiones de la zona en la que operan, de manera que el radio de acción se extiende a gran parte de la geografía.

El proyecto comenzó con una experiencia piloto en el Centro Penitenciario de Burgos en el año 2018. Desde entonces, de manera progresiva, se han ido constituyendo equipos de esta naturaleza en otras diez prisiones: Albolote, Algeciras, Córdoba, Huelva, Madrid III, Málaga I, Málaga II, Mallorca, Puerto III y Sevilla II.

CANNABIS, COCAÍNA Y HEROÍNA

Durante 2022, las unidades caninas llegaron a detectar casi el 58,87 por ciento de la suma de cannabis, cocaína y heroína intervenidos en los diez establecimientos en los que estuvieron operativas.

“Ahora se trata de seguir avanzando, de llegar a más centros en esta segunda fase”, ha trasladado el secretario general de Instituciones Penitenciarias, tras reconocer la labor de los profesionales del Centro Penitenciario de Burgos y de la Policía Local que impulsaron la constitución de la primera unidad.

FORMACIÓN EN BURGOS

El curso, que ha comenzado este lunes y concluirá en junio, tiene como objetivo la cualificación de 25 profesionales penitenciarios y el adiestramiento de 25 perros asignados a las unidades caninas para la detección de drogas mediante el sistema de marcaje lapa.

La formación estará impartida por especialistas en esta técnica de la Policía Local de Burgos y de otros puntos del país y por un experto cinológico de la prisión burgalesa. En total, serán 520 horas lectivas que incluyen sesiones teóricas y entrenamiento práctico en los centros de trabajo. En la primera fase fueron 18 los profesionales formados para el despliegue de las unidades caninas en los establecimientos penitenciarios. La técnica del marcaje lapa se caracteriza por ser poco invasiva, ya que el perro se limita a tocar, o marcar, la zona en la que detecta las sustancias estupefacientes.


Publicidad


Las unidades caninas son uno de los recursos, junto a otros, como registros, requisas y cacheos, de los que disponen los trabajadores penitenciarios para neutralizar la presencia de droga en el interior de la prisión. Su efecto disuasorio, además, en los accesos de los establecimientos supone un refuerzo de las campañas de concienciación que se impulsan periódicamente y que están orientadas a luchar contra la entrada y el consumo de estupefacientes en los centros. En esta tarea, se seguirá contando con la colaboración de los equipos cinológicos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Publicidad