Martes, 07 de Diciembre de 2021

Casademont Zaragoza regresaba a la Liga Endesa tras su triunfo en Israel en la FIBA Europe Cup y lo hacía con la única idea de cortar su racha de 4 derrotas consecutivas en la competición doméstica. Enfrente estaba un Breogán que había comenzado bien el campeonato, situándose en la parte alta de la tabla.

Publicidad

Ponsarnau alineaba un cinco inicial formado por Hlinason, Mobley, San Miguel, Vanwijn y Okoye. El encuentro comenzó con un parcial de 4-0 para Casademont. El choque estaba parejo y terminaban los primeros 10 minutos con empate a 14 en el electrónico.

En el segundo cuarto, Casademont mejoró en defensa y lograba aumentar su distancia en el marcador, haciendo que Breogán tan sólo anotara 7 puntos, por los 20 del equipo rojillo. El choque llegaba al tiempo de descanso con 34-21.

Se vio un mejor baloncesto a partir del tercer cuarto, con mayor anotación por parte de ambos equipos, terminando 25-25 el tercer periodo. El encuentro llegaba a los últimos 10 minutos con una ventaja importante de Casademont, pero Breogán tiró de orgullo para remontar y se llegó a poner por delante. Un triple de Kacinas, con 2-12 de parcial a falta de 6.55 para el final, hacia presagiar un final de partido apretado.

A partir de ese momento, Casademont reaccionó para llevarse el partido con un ajustado 79-75, en un partido que pudo ser mucho más tranquilo para los de Ponsarnau. Okoye fue el jugador más destacado del partido con 22 puntos. Los zaragozanos suman ya 3 victorias en la Liga Endesa y se sitúan en mitad de tabla.

Tras este encuentro, el equipo aragonés volverá a ‘cambiar el chip’, para jugar en Italia el miércoles en el tercer partido de la FIBA Europe Cup.