Martes, 27 de Septiembre de 2022

Casademont Zaragoza recibía a un rival directo en el Príncipe Felipe, al Fuenlabrada, con el único objetivo de lograr una victoria que le alejara de los puestos de descenso. El equipo rojillo llegaba al partido con muchas novedades en su plantilla, como la llegada de Jordan Bone o la salida de Kenan Sipahi.

Publicidad

Jaume Ponsarnau alineaba un cinco inicial formado por Hlinason, Yusta, San Miguel, Radoncic y Okoye. El encuentro comenzaba con un respetuoso minuto de silencio por el ex jugador del equipo rojillo, Steven Jelovac, muy querido en el Príncipe Felipe.

El choque empezaba con un 1-5 para Fuenlabrada, que salió mucho más entonado que Casademont. El equipo madrileño lograba una ventaja importante en los primeros 10 minutos, con un 14-25, que indicaba que el equipo de Ponsarnau iba a tener una mañana complicada.

En el segundo cuarto llevó la misma dinámica que el primero, con un Fuenlabrada muy superior al equipo de Ponsarnau, que en ningún momento pudo acercarse en el electrónico. El choque llegaba al tiempo de descanso 30-49, una distancia insalvable viendo el juego del equipo maño.

Tras el descanso, Casademont no pudo aguantar el ritmo del equipo madrileño, que terminaba el tercer periodo 18-25, aumentando en 7 puntos más su gran ventaja. Casademont reaccionó tarde, con un 26-11 en los últimos 10 minutos, que sólo sirvió para maquillar el marcador. Una desilusión más para la “Marea Roja”, que veía como su equipo caía con un rival directo 74-85.

El encuentro dejaba el debut de Jordan Bone, que jugó 17 minutos y terminó con 7 puntos. Tras este partido, Casademont Zaragoza jugará contra Andorra el próximo sábado, en una nueva jornada liguera.