Domingo, 24 de Octubre de 2021

Casademont Zaragoza vuelve a la competición y lo hace con su primer partido de la temporada frente a Manresa, un partido que se disputará en el Príncipe Felipe y en el que el conjunto rojillo podrá volver a contar con la “Marea Roja”.

Publicidad

El equipo que dirige Jaume Ponsarnau intentará comenzar la nueva campaña de la mejor forma posible, con una victoria. En el recuerdo está la pasada temporada, en la que el conjunto aragonés rindió a un nivel inferior al esperado.

También ha tenido serios contratiempos Ponsarnau en la pretemporada, con las lesiones de Santi Yusta y Omar Cook. Eso obligó al club a moverse rápido en el mercado, con las contrataciones de Adam Waczynski y Kenan Sipahi, que ya podrán jugar este domingo.

Ponsarnau reconocía en la previa del partido que su equipo está con muchas ganas de comenzar de la mejor forma posible. “Teníamos muchas ganas de empezar la competición en casa, pero la verdad es que os tengo que hablar de incógnitas porque en una semana nos hemos tenido que redescubrir”.

Sobre cómo llegan al partido, Ponsarnau reconocía que tienen jugadores tocados. “Rodrigo sigue con molestias y no está haciendo los entrenamiento completos y Stan Okoye tampoco. Nos quedan dos días de entrenamiento y vamos a aprovecharlos para ver si los acabamos de meter. Lo de Okoye es una cosa que no es grave, pero le dificulta en el ritmo de trabajo”.

Ponsarnau también elogiaba al técnico del equipo rival, Pedro Martínez. “Será en el equipo en el que más se va a notar la mano del entrenador durante toda la competición, es un gran entrenador e intenta desarrollar un baloncesto de alto nivel. Sorprendentemente han encontrado muy pronto un nivel competitivo”.

El encuentro se disputará este domingo en el Príncipe Felipe, que volverá a contar con público en las gradas muchos meses después.