Miércoles, 06 de Julio de 2022

El descenso de Fútbol Emotion ha sido el último duro golpe al deporte aragonés, tras una campaña plagada de fracasos. El fútbol sala dejará de tener a un equipo aragonés en la élite 13 temporadas después.

Publicidad

En fútbol sala femenino, el Sala Zaragoza se juega este sábado la permanencia ante el Penyas Esplugues, con el único objetivo de ganar para seguir en la mejor categoría nacional de este deporte.

En fútbol, otra temporada más Real Zaragoza y SD Huesca estarán en la segunda máxima categoría nacional tras un año en el que no han podido luchar por el ascenso. Los dos equipos intentarán hacer un buen año para regresar a la Liga Santander.

En fútbol femenino, el Zaragoza CFF también consumaba un nuevo descenso, esta vez tras caer frente al Córdoba en un partido en el que estaba en juego clasificarse para la nueva segunda división o caer a la tercera competición del fútbol femenino nacional.

En 2ªRFEF, Ejea y Huesca B no pudieron lograr la permanencia en una complicada temporada. La buena noticia en esta competición han sido los ascensos del Deportivo Aragón y del Utebo, que participarán en la cuarta categoría nacional junto a Brea, Tarazona, Ebro y Teruel.

No ha sido un buen año en baloncesto, donde Casademont ha estado muy cerca de descender a la Liga Leb Oro, salvando la temporada en la última jornada con un agónico triunfo frente al Ucam de Murcia. No le han ido mejor las cosas a Levitec Huesca, que perdía su puesto en la Leb Oro y consumaba su descenso a la Liga Leb Plata, tras un año marcado por las dificultades económicas.

La nota positiva la ponía Casademont femenino, con la clasificación para los playoff por el título, en una temporada de mucho nivel.

Seguirán en la élite el Club Voleibol Teruel y Bada Huesca, que no han tenido ningún problema para mantener sus respectivas categorías, pero en el caso del conjunto turolense no ha sido un buen año ya que no ha podido luchar por el título de la Superliga.

Además, otros clubes como el Club Hielo Jaca han logrado destacar durante esta campaña, logrando el subcampeonato en la Copa del Rey, en un partido en el que perdía en la prórroga frente al Club Gel Puigcerdá.